El blog del periodista Txerra Cirbián, desde 2005

Categoría: Consumo (Página 1 de 2)

A vueltas con Vodafone

Cartel de una tienda de Vodafone

Esta entrada intenta resumir una pelea que estamos teniendo con Vodafone, a la que he dejado por otra compañía de telefonía y que seguramente acabará en los tribunales. Empiezo por lo que escribí el día 10 de febrero, en las redes sociales Twitter y Facebook. No penséis que fue un arrebato, sino una decisión meditada después de dos meses de negociación infructuosa. Di muchas vueltas al texto, que os reproduzco ahora.

Sabéis, Vodafone me quiere cobrar 360 € por haberme ido a la competencia, después de incumplir su contrato conmigo: me prometió una tarifa que tenía que durar dos años, me subió la cuota mensual de forma unilateral y ahora me endosa una cláusula de penalización. Abro hilo

El 12 de noviembre de 2019 acepté seguir con @vodafone_es por 37,99€ al mes durante 24 meses (esta oferta se puede oír perfectamente en la grabación del contrato con Vodafone, efectuado ese día y que os dejo aquí abajo). El 4 de diciembre de 2020 me di cuenta de que la compañía me había cobrado de más los meses de octubre y noviembre: 43,74€ y 45,48€

Grabación del contrato con Vodafone

Llamé a Atención al Cliente de Vodafone. No, no era ningún error. ¡Me habían subido la tarifa! El empleado: «Lo anunciamos en la factura del mes de octubre», me dijeron. «Pero esta subida no debería afectarme» protesté yo. Y añadí: «Ustedes dicen en esa nota que respetarán mis descuentos y promociones». Echad una ojeada a la nota en cuestión.

La nota incluida en la factura de octubre

«No señor cliente. Le hemos mejorado el servicio y podemos aplicarle la subida». La supuesta mejora hablaba de fibra óptica y una mayor cantidad de megas y velocidad de internet . A lo que yo repliqué: «¿Cómo dice? Si aún tengo un adsl en casa y no me han instalado fibra óptica. Y yo no necesito más megas ni 5G. Quiero la tarifa contratada y seguir con ella hasta diciembre, que es mi compromiso. Si no, dejaré Vodafone», añadí, ufano. Como podéis ver, pagaba esto de aquí debajo.

Ah… también os muestro cómo era mi rúter, un aparato de cuando Vodafone aún era Ono, como se puede apreciar en la etiqueta. Un modem con toma de cable coaxial, como el de las antenas de televisión. Nada de fibra por ningún lado.

Cable modem por cable coaxial, no por fibra.

Dos semanas más tarde, me fui. El 18 de diciembre, mi admirado Antón Losada, también andaba cabreado con la compañía telefónica: «A partir de ahora voy a hacer como Vodafone, voy a suspender el pago de la factura cada vez que a mí me parezca que no es correcta. Y sin avisar. Voy a aplicar su política: ¡Que se jodan!». Hombre, me hubiera gustado que me hiciera un comentario, pero supongo que a él le solucionaron el problema. Está en activo y es más mediático que yo.

Ese mismo día 18-D recibí un SMS de Vodafone: «Hemos recibido tu solicitud de portabilidad. Tienes un compromiso de penalización asociada. Llámanos». Les llamé y expliqué Tomaron nota y no me hicieron caso. Pero al cabo de unas horas, cuando ya era inevitable, otro comercial me llamó y volvió a ofrecer mi propia tarifa anterior si no dejaba la compañía. ¡MI PROPIA TARIFA! Por la que llevaba peleando desde hacía ¡tres semanas! ¡Y me la ofrecían cuando el técnico de la competencia ya me había instalado la fibra óptica! Dije que no podía, claro. Y volvieron a citar la penalización.

Para evitar un cobro indeseable e indeseado, hice una petición de arbitrio a través de la OCU, la Organización de Consumidores y Usuarios. Pero la respuesta de Vodafone fue lógica, en cierta manera, pero falta de sentido común: «Tras el seguimiento diario realizado sobre su reclamación 107391823 debemos informar que, en noviembre Vodafone emite aumento de manera masiva sobre los clientes mismos informado en factura, debe tener presente que la factura es un medio informativo, pues mes a mes se emite y se es enviada a cliente para que pueda validar el detalle de lo cobrado así como cambios masivos, en la factura YI20-020788896 emitida el 08 de octubre 2020 se le llego a indicar que puedes darte de baja en tu tarifa contratada sin penalización con carácter previo a la entrada en vigor de las condiciones comunicadas en los canales habituales. Es decir antes del 15 de noviembre 2020, En este caso no existe posibilidad alguna de llevar su solicitud a cabo, ya que se excede al plazo informado. Lamentamos los inconvenientes ocasionados

Vamos, que podía haberme dado de baja y sin ninguna penalización, pero antes del 15 de noviembre. La verdad es que yo pensé que no me afectaba, me di cuenta mucho más tarde y, qué narices, no sólo me imponían una tarifa por el morro sino que también lo hacían con la fecha en que podía protestar e irme. ¡Pues qué bien!

Como os podéis pensar, no iba a ser tan tonto como para que me cobraran una factura con la que no estaba de acuerdo. Pagué la que había hasta el mes de diciembre y paralicé las nuevas a partir de entonces.

El 26 de enero recibí un SMS de Vodafone en el que me avisaba de que tenía una factura pendiente de 360,83€. Los SMS se repitieron dos veces. También empezamos a recibir llamadas intimidantes del número de teléfono 640012036, a través de una mujer que se identificaba como empleada de Konecta Legal. Al parecer se trata de una empresa de gestión de impagados del mismo grupo telefónico. Cuando anunciaba que iba a grabar la conversación, la señora (y un señor, en otra ocasión) se negaba a continuar hablando. «Ya recibirá la notificación por otra vía», me anunció, enfadada.

En paralelo a todo esto, y a sugerencia de unos compañeros periodistas, intenté hablar con alguien del departamento de Prensa de Vodafone que me quisiera escuchar. La mediación se produjo, pero resultó infructuosa, en parte porque yo ya había iniciado mi reclamación a través de la OCU. Parece que esta organización no les gusta. «En este caso no existe posibilidad alguna de llevar su solicitud a cabo, ya que se excede al plazo informado», insistió su departamento financiero, ateniéndose a la fecha del 15 de noviembre.

Era el 8 de febrero y en ese momento lo vi muy claro. Vodafone pasaba de nosotros. Tenía que defender mi posición en un tribunal de arbitraje y airear el caso de forma pública. El hilo de Twitter es una muestra. Hice la reclamación a través de la Agència Catalana del Consum y pensé que sería deseable que el Ministerio de Consumo, que dirige el líder de Izquierda Unida Alberto Garzón, metiera mano a este tipo de abusos. Lo que tengo muy claro es que no pienso pagar esa penalización indecente.

La respuesta de los tuiteros fue abrumadora (y aún sigue coleando, varios días después), con casi un cuarto de millón de impactos y más de 50.000 interacciones, a 14 de febrero, el domingo electoral.

Naturalmente, el departamento de Vodafone en redes quiso que nos comunicáramos. Pero quienes tengáis confianza en el servicio tuitero de la compañía no esperéis varitas mágicas. Son muy amables, pero poco pueden hacer frente a sus contables. Al cabo de unas horas, su respuesta repetía las anteriores. «Se mejoró la velocidad de tu fibra. Esto supuso una diferencia de 7,5€ en el total de tu factura (…) Por supuesto que los descuentos ofertados durante 24 meses se respetaban en todo momento y se siguieron aplicando (sic) Esta mejora de los servicios se ha llevado a cabo respetando lo indicado en el punto 8.2 de las Condiciones Generales de contratación”.

Se olvidaron de citar un parrafito de ese punto 8.2: «Si el cliente no estuviera de acuerdo con la modificación pretendida, podrá resolver unilateralmente el contrato sin que dicha resolución lleve aparejada penalización alguna». Y no se indica que haya de haber una fecha límite.

La respuesta seguía sí: «En cuanto a lo que nos indicas sobre la última factura, comprobamos que tras gestionar la baja de los servicios se ha cargado el importe correspondiente al compromiso vinculado a los descuentos que estabas disfrutando. Por lo que el importe es correcto». ¿Importe correcto? 360€ de los que 318€ corresponden a una penalización. Y en Vodafone aún se asombran que las compañías telefónicas generen tal mal rollo y tantas quejas. Sólo hay que ver la cantidad de comentarios que ha generado mi caso para ver que hay cientos, o miles, de similares características.

El penúltimo capítulo, por ahora, es una llamada de la OCU. Una abogada de su departamento legal se interesó por el caso. Por ello, he decidido confiar en ellos para que me defiendan ante Vodafone. Veremos cómo va. Os seguiré informando.

Emprendedores… y cooperativas

En estos momentos complicados a nivel económico y, sobre todo, social, hay que aplaudir la labor de los emprendedores, esas personas que inician proyectos que les permiten salir adelante, a veces implicando en su idea a familiares y amigos que encuentran de esta forma una salida al paro y una entrada al mercado laboral. En otras épocas se les ha llamado autónomos, comerciantes, pequeños empresarios.
Para los trabajadores existe también otra alternativa, que es el cooperativismo. Este 2012 ha sido reconocido como el Año Internacional de las Cooperativas de las Naciones Unidas.

«Se trata de un reconocimiento por parte de la comunidad internacional que las cooperativas impulsan la economía, responde a los cambios sociales, son resistentes a la crisis económica mundial y son empresas serias, el éxito de la creación de puestos de trabajo en todos los sectores.»

Este vídeo de la Federación de Cooperativas de Trabajo de Catalunya es una aportación a esa iniciativa y está realizado precisamente por jóvenes cineastas que trabajan de esa manera: Claraboia Audiovisuals y Primitive Films.

En aquests moments complicats a nivell econòmic i, sobretot, social, cal aplaudir la tasca dels emprenedors, aquelles persones que inicien projectes que els permeten tirar endavant, de vegades implicant en la seva idea a familiars i amicsque troben d’aquesta manera una sortida a l’atur i una entrada al mercat laboral. En altres èpoques se’ls ha anomenatautònoms, comerciants, petits empresaris.
Per als treballadors existeix també una altra alternativa, que és el cooperativisme. Aquest 2012 ha estat reconegut com l’Any Internacional de les Cooperatives de les Nacions Unides.

«Es tracta d’un reconeixement per part de la comunitat internacional que les cooperatives impulsen l’economia, respon als canvis socials, són resistents a la crisi econòmica mundial i són empreses serioses, l’èxit de la creació de llocs de treball en tots els sectors.»

Aquest vídeo de la Federació de Cooperatives de Treball de Catalunya és una aportació a aquesta iniciativa i ha estat realitzat precisament per joves cineastes que treballen d’aquesta manera: Claraboia Audiovisuals i Primitive Films.

Seguros

M’ha arribat una carta signada per Jordi Pueyo, director de Màrqueting Assegurances del RACC, encara que probablement aquest senyor d’ignorar que porta la seva signatura.
He de dir que no tinc queixa de l’entitat, vull dir, del RACC com a associació d’ajuda a l’automobilista. Tampoc els utilitzo en excés: el meu nivell d’avaries és molt baix i crec que he fet servir la seva grua un parell de vegades en anys, quan em va deixar tirat la meva vella Yamaha 250SR.
La missiva es refereix a la meva assegurança de llar, que tenen subcontractat amb Liberty. La veritat és que no estic massa content amb aquesta asseguradora. Quan l’he necessitat, han tirat pilotes fora.
La carta afegeix que han estudiat meu perfil, que han «detectat» que el capital indicat com a continent és «inferior al recomanat» i que «ja han incorporat» (i incrementat) aquesta dada (i uns euros de més) en el pròxim rebut .
Em temo que no els deixaré fer-ho. Acabo d’anul·lar la meva pòlissa amb ells. M’ha arribat una carta signada per Jordi Pueyo, director de Màrqueting Assegurances del RACC, encara que probablement aquest senyor d’ignorar que porta la seva signatura.
He de dir que no tinc queixa de l’entitat, vull dir, del RACC com a associació d’ajuda a l’automobilista. Tampoc els utilitzo en excés: el meu nivell d’avaries és molt baix i crec que he fet servir la seva grua un parell de vegades en anys, quan em va deixar tirat la meva vella Yamaha 250SR.
La missiva es refereix a la meva assegurança de llar, que tenen subcontractat amb Liberty. La veritat és que no estic massa content amb aquesta asseguradora. Quan l’he necessitat, han tirat pilotes fora.
La carta afegeix que han estudiat meu perfil, que han «detectat» que el capital indicat com a continent és «inferior al recomanat» i que «ja han incorporat» (i incrementat) aquesta dada (i uns euros de més) en el pròxim rebut .
Em temo que no els deixaré fer-ho. Acabo d’anul·lar la meva pòlissa amb ells.

Ryanair y su propia medicina

Mi amigo Toni Dalmau, autor de uno de los blogs sobre periodismo más divertidos, el Diario de lo absurdo, me pasa un chiste que corre por la red sobre Ryanair, o como su propietario, Michael O’Leary, se ve obligado a tragarse su propia medicina.
Es una historieta que he visto también en algunos foros, como Losviajeros.com, Aviaciondigitalglobal.com, Pilotosdeiberia.com y en el blog del entrañable José María Íñigo, Ganas de viajar.
Dice así.

El propietario de Ryanair, Michael O’Leary, entra en un hotel en Dublín. Se dirige al bar y pide una pinta de Guiness.
El camarero le dice: «Es 1 euro». O’Leary responde: «¡Qué barato!» y paga el euro. «Es que nos gusta ir por delante de la competencia», dice el camarero.
«Ah… pero veo que no trae usted su propio vaso. Le tendré que cobrar 2 euros más por el uso de uno nuestro».
O’Leary, quejándose, entrega los 2 euros y se dispone a sentarse en una mesa.
El camarero, al verle, le advierte: «Si se va a sentar, señor O’Leary, tendrá que añadir un extra de 3 euros. Y como no ha reservado asiento, tendrá que pagar otros 2 euros más».
O’Leary, gruñendo, vuelve a la barra y paga lo que le han pedido.
«Vaya, señor O’Leary. Ha traído usted un ordenador portátil, y como no lo había mencionado antes, le he de aplicar un recargo de 4 euros».
Harto de la situación, O’Leary se planta delante el camarero y pegando un golpe con el vaso en el mostrador, suelta: «¡Esto es un abuso! ¡Quiero hablar con el director!»
El camarero le sonríe amablemente y le informa: «Sólo le puede contactar por correo electrónico. Por cierto, el uso del mostrador conlleva un recargo de 2 euros, y si no va a lavar su vaso tendrá que pagar 3 euros más. Y por favor recoja antes de marcharse».
«Esto es un abuso», grita enfadado O’Leary.
«Pues sí. Eso mismo», le contesta el camarero.

Estoy seguro que el camarero viajó alguna vez con Ryanair. Yo lo hice en una única ocasión y dudo que repita.

El meu amic Toni Dalmau, autor d’un dels blocs sobre periodisme més divertits, L’absurd diari, m’ha passat un acudit que corre per la xarxa sobre Ryanair, sobre com el seu propietari, Michael O’Leary, es veu obligat a empassar-se la seva pròpia medicina .
És una historieta que he vist també a alguns fòrums, com Losviajeros.com, Aviaciondigitalglobal.com, Pilotosdeiberia.com i al bloc de l’entranyable José María Íñigo, Ganas de viajar.
Diu així.

El propietari de Ryanair, Michael O’Leary, entra en un hotel a Dublín. Es dirigeix ​​al bar i demana una pinta de Guiness.
El cambrer li diu: «És 1 euro». O’Leary respon: «Sí que és barat!» i hi paga l’euro. «És que ens agrada anar per davant de la competència», diu el cambrer.
«Ah … però veig que no porta vostè el seu propi got. Li hauré de cobrar 2 euros més per l’ús d’un nostre».
O’Leary, queixant-se, lliura els 2 euros i es disposa a seure en una taula.
El cambrer, en veure’l, li adverteix: «Si es va a seure, senyor O’Leary, haurà d’afegir-hi un extra de 3 euros. I com no ha reservat seient, haurà de pagar altres 2 euros més».
O’Leary, grunyint, torna a la barra i paga el que li han demanat.
«Vaja, senyor O’Leary. Ha portat vostè un ordinador portàtil, i com no l’havia esmentat abans, l’he d’aplicar un recàrrec de 4 euros».
Fart de la situació, O’Leary es planta davant el cambrer i pegant un cop amb el got al taulell, deixa anar: «Això és un abús! Vull parlar amb el director!»
El cambrer li somriu amablement i l’informa: «Només li pot contactar per correu electrònic. Per cert, l’ús del taulell comporta un recàrrec de 2 euros, i si no va a rentar el seu got haurà de pagar 3 euros més. I si us plau reculli abans de marxar «.
«Això és un abús», crida enfadat O’Leary.
«Doncs sí. Això mateix», li contesta el cambrer.

Estic segur que el cambrer va viatjar alguna vegada amb Ryanair. Jo ho vaig fer en una única ocasió i dubto que repeteixi.

La oferta gastronómica en Europa

La gente de Tripadvisor se descuelga de vez en cuando con temas como Las 10 ciudades con una mejor oferta gastronómica en Europa.
Hay que vender el portal y toca hacer cosas de estas para atraer lectores y publicidad. Vamos, como todo el mundo.
Pero situar a Florencia al frente de esa lista y descabalgar a San Sebastián y Barcelona a los puestos octavo y noveno no me parece de recibo.
La lista completa de esos diez sitios sitúa, además, a Roma, Sorrento, Siena y Bolonia en el top ten, con París en segundo lugar, y York y Edimburgo entre medio.
¿Será que los usuarios de Tripadvisor sólo comen pasta y pizza?

La gent de Tripadvisor es despenja de tant en tant amb temes com  Les 10 ciutats amb una millor ofertagastronòmica a Europa.
S’ha de vendre el portal i toca fer coses d’aquestes per atreure lectors i publicitat. Anem, com tothom.
Però situar Florència al capdavant d’aquesta llista i descavalcar a Sant Sebastià i Barcelona als llocs vuitè i novè no em sembla de rebut.
La llista completa d’aquests deu llocs situa, a més, a Roma, Sorrento, Siena i Bolonya en el top ten, amb París en segon lloc, i York i Edimburg entre mig.
Serà que els usuaris de Tripadvisor només mengen pasta i pizza?

Coches

Dicen los psicólogos que cuando uno está un poco depre, lo mejor es darse un capricho.
Y tras la marea azul de este domingo, decidí ver qué condiciones económicas había para cambiar de coche.
Hay que consumir para generar empleo, nos explican. Y el sector del automóvil, junto con el de la construcción, son los más afectados.
Miré un par de anuncios en el diario. Deseché el de un coche de alta gama, imposible para mi bolsillo, y me centré en uno, de estos de bajo coste, un Dacia Duster, anunciado a partir de 10.700 euros.
Era un precio goloso y allí me fui. Pregunté por ese modelo y ese precio, pero el vendedor me dijo:

«Mire, en realidad, este modelo lo adquieren empresas y flotas, pero los particulares optan por una versión algo superior, con radio y aire acondicionado, que roza los 15.000 euros.»

Conchos, pensé, estamos hablando de casi una tercera parte, de casi un millón de las antiguas pesetas por encima de lo anunciado.
Pero el joven vendedor insistía:

«Claro que le podemos pedir ese modelo básico, pero piense que no tiene ni aire acondicionado. Además, si quiere reservar el otro, con 600 euros de paga y señal se lo reservo ya. En cambio, para el otro, tendría que dejarnos un depósito más alto, porque si se echa usted atrás, no lo podremos vender».

En la última parte de la consulta, pregunté sobre la posible tasación de mi coche, un utilitario de cinco años y 50.000 kilómetros. La oferta del comercial se situó en torno a los 3.500 euros. Mentalmente, la consideré insultante, pero no dije nada.
Salí del concesionario y unos centenares de metros más adelante, en otra marca de las que también publicitan un modelo a partir de una determinada cifra, pregunté por el anuncio.
Un rato más tarde, salí con una impresión similar… Y con la clara idea de seguir unos cuantos años más con el mismo coche.

Diuen els psicòlegs que quan un està una mica depre, el millor és donar-se un caprici.
I després de la marea blava d’aquest diumenge, vaig decidir veure quines condicions econòmiques havia per canviar de cotxe.
Cal consumir per generar ocupació, ens expliquen. I el sector de l’automòbil, juntament amb el de la construcció, són els més afectats.
Vaig mirar un parell d’anuncis al diari. Rebutgi el d’un cotxe d’alta gamma, impossible per a la meva butxaca, i em vaig centrar en un, d’aquests de baix cost, un Dacia Duster, anunciat a partir de 10.700 euros.
Era un preu llaminer i allà em vaig anar. Vaig preguntar per aquest model i aquest preu, però el venedor em va dir:

«Miri, en realitat, aquest model l’adquireixen empreses i flotes, però els particulars opten per una versió una mica superior, amb ràdio i aire condicionat, que frega els 15.000 euros.»

Conchos, vaig pensar, estem parlant de gairebé una tercera part, de gairebé un milió de les antigues pessetes per sobre del que s’havia anunciat.
Però el jove venedor insistia:

«És clar que li podem demanar aquest model bàsic, però pensi que no té ni aire condicionat. A més, si vol reservar l’altre, amb 600 euros de paga i senyal l’hi reservo ja. En canvi, per l’altre, hauria de deixar-nos un dipòsit més alt, perquè si es fa vostè enrere, no ho podrem vendre».

En l’última part de la consulta, vaig preguntar sobre la possible taxació del meu cotxe, un utilitari de cinc anys i 50.000 quilòmetres. L’oferta del comercial es va situar al voltant dels 3.500 euros. Mentalment, la vaig considerar insultant, però no vaig dir res.
Vaig sortir del concessionari i uns centenars de metres més endavant, en una altra marca de les que també publiciten un model a partir d’una determinada xifra, vaig preguntar per l’anunci.
Una estona més tard, vaig sortir amb una impressió similar … I amb la clara idea de seguir uns quants anys més amb el mateix cotxe.

¿Lo sabe Ikea?

Me acaba de llegar una nueva muestra de spam, esa basurilla en forma de correo que entra a mi buzón, directamente, sin preguntar.
En el asunto aparece la conocida frase de Ikea «Bienvenido a la República Independiente de tu Casa» y asegura una tarjeta de regalo de 500 eurazos junto a una foto con el logo de la empresa sueca.
Pincho en el enlace, y me encuentro con un «Compra lo que quieras».
Y luego un «Consigue ahora tu tarjeta de regalo y decora tu vida», seguido de un apunta tu teléfono móvil, imbécil, que ya verás lo que te espera.
Abajo del todo, en pequeñito, como es habitual, esas condiciones draconianas que no solemos leer, porque confiamos en la República Independiente de Ikea.

Servicio para Mayores de edad o menores con capacidad legal para contratar. Suscribiéndote a nuestros portales wap de contenido, y manteniéndote suscrito durante un mes, participas por una tarjeta regalo de 500€ en la promoción ‘Decora tu Vida’. Para saber la compatibilidad de tu terminal con los contenidos ofertados en el portal consúltalo aquí. Para descargar contenido de los portales es necesario tener habilitada la conexión wap en tu terminal. El coste del servicio de suscripción es de 1.42€/sms/día(iva incluido) recibido más el coste de navegación wap que dependerá del operador que tengas contratado. Máximo 10sms/semana. Para cancelar el servicio, envía BAJA al 795600 o 795100 (el número del que recibes los sms del servicio). Responsable del servicio: Datatalk Comunicaciones S.L.; info@datatalk.es ; nº Atención al Cliente 902354525. CIF: B-83957100. Apdo correos 88 28230 Las Rozas Madrid. Términos y condiciones generales Condiciones Promocion ‘Decora tu Vida’.

Vamos, tontorrón, que te vamos a clavar un montón de mensajes SMS que no deseas por esa tarjeta de regalo que no verás nunca, porque no sabrás quién c… la sortea, ni a quien le toca, si es que le toca a alguien.
Y todo esto, gestionado por DataTalk Comunicaciones, que se presenta así:

Es una empresa española del sector de las tecnologías de la información y la comunicación, especializada en el ámbito de las aplicaciones de inteligencia de red y soluciones IVR
DataTalk le ofrece la posibilidad de ganar dinero con productos genéricos sobre lineas 803, 806 y 905, o desarrollando sus propias soluciones ivr a medida.

No sé si son conscientes sus trabajadores, porque sus jefes seguro que lo son, que buena parte del negocio en el que están metidos se nutre de clientes ignorantes del engaño en que están cayendo.
Pero la duda que tengo es: ¿está Ikea detrás de estas prácticas?

M’acaba d’arribar una nova mostra d’spam, aquesta merdeta en forma de correu que entra a la meva bústia, directament, sense preguntar.
En l’assumpte apareix la coneguda frase d’Ikea ​​»Benvingut a la República Independent de la teva Casa» i assegura una targeta de regal de 500 euros al costat d’una foto amb el logo de l’empresa sueca.
Punxo a l’enllaç, i em trobo amb un «Compra el que vulguis».
I després un «Aconsegueix ara la teva targeta de regal i decora la teva vida», seguit d’un apunta teu telèfon mòbil, imbècil, que ja veuràs el que t’espera.
A baix de tot, en petit, com és habitual, aquestes condicions draconianes que no solem llegir, perquè confiem en la República Independent d’Ikea.

Servicio para Mayores de edad o menores con capacidad legal para contratar. Suscribiéndote a nuestros portales wap de contenido, y manteniéndote suscrito durante un mes, participas por una tarjeta regalo de 500€ en la promoción ‘Decora tu Vida’. Para saber la compatibilidad de tu terminal con los contenidos ofertados en el portal consúltalo aquí. Para descargar contenido de los portales es necesario tener habilitada la conexión wap en tu terminal. El coste del servicio de suscripción es de 1.42€/sms/día(iva incluido) recibido más el coste de navegación wap que dependerá del operador que tengas contratado. Máximo 10sms/semana. Para cancelar el servicio, envía BAJA al 795600 o 795100 (el número del que recibes los sms del servicio). Responsable del servicio: Datatalk Comunicaciones S.L.; info@datatalk.es ; nº Atención al Cliente 902354525. CIF: B-83957100. Apdo correos 88 28230 Las Rozas Madrid. Términos y condiciones generales Condiciones Promocion ‘Decora tu Vida’.

Vinga, babau, que veuràs com et clavem un munt de missatges SMS que no vols per aquesta targeta de regal que no veuràs mai, perquè no sabràs qui c. .. la sorteja, ni a qui li toca, si és que li toca a algú.
I tot això, gestionat per DataTalk Comunicacions, que es presenta així:

És una empresa espanyola del sector de les tecnologies de la informació i la comunicació, especialitzada en l’àmbit de les aplicacions d’intel ligència de xarxa i solucions IVR
DataTalk li ofereix la possibilitat de guanyar diners amb productes genèrics sobre línies 803, 806 i 905, o desenvolupant les seves pròpies solucions IVR a mida.

No sé si són conscients els seus treballadors, perquè els seus caps segur que ho són, que bona part del negoci en què estan ficats es nodreix de clients ignorants de l’engany en què estan caient.
Però el dubte que tinc és: està Ikea al darrere d’aquestes pràctiques?

Los Reyes Magos

Ya sé que hoy es el día después, el de la realidad, el de los EREs regalados por las empresas, pero quiero volver la vista atrás por unas horas y mirer con nostalgia los obsequios dejados en las casas por los Reyes Magos que, como todo el mundo sabe, son republicanos.
En general, es en la mañana del día 6 cuando los niños (y muchísimos adultos) descubren maravillados las cosas que durante la madrugada les han dejado Melchor, Gaspar y Baltasar.
En la casa de unos amigos la magia se avanza a la noche del día 5.
Parece hasta más lógico. Si los Magos han desfilado ya por pueblos y ciudades y han empezado a descargar ya sus regalos, quizá es mejor esperarles despiertos, tras la cena, y así evitamos el estrés de la mañana. Los pequeños no necesitan levantarse a todo correr y los papas, tampoco. 
La emoción es la misma, o mayor, si cabe, y los niños (y adultos) son felices un día más, unas horas más…

La lotería de Navidad

En la avalancha de informaciones sobre la lotería de Navidad, rifa que tampoco me ha tocado este año, como al señor del dibujo de Forges, me quedo con dos imágenes televisivas. 
Una, de Jordi Gil, para el Hora Q de TV-3. En un buen y respetuoso reportaje sobre un joven de Bangladesh que ha ganado 300.000 euros de golpe, el reportero muestra la cartilla del chico. Antes de esa cifra mareante solo aparece otra, de 17 euros, y un poco más arriba, la típica comisión de mantenimiento que nos endilga toda entidad bancaria.
Otra, anónima, de un achispado acertante que confiesa lo más confesable de su alegría: «¿Qué voy a hacer ahora? Lo que hacen todos los pobres: celebrarlo».

Llega la Navidad

En casa sabemos que llega la Navidad porque:
1. Empiezan a llegar felicitaciones, a las que respondemos casi siempre tarde.
2. Los espacios de carácter solidario inundan las teles y las radios. Es un buen momento para hacer donativos: desgravan en Hacienda. 
3. Se encienden miles de bombillas de colores sin que haga puñetera falta. Puro despilfarro energético.
4. La concejala más progre de Barcelona se empeña en comprar arbolitos llenos de lucecitas, falsos y feísimos, pero, eso sí, argumentando que son más ecológicos y sostenibles.
5. Se instalan puestos de artesanía en diferentes lugares de la ciudad. Los más conocidos están en la plaza de la Catedral, en donde está la feria artesana de Santa Lucía, hasta el día antes de Nochebuena, y en la Gran Vía, donde estará la feria de Reyes.
Lo que resulta poco habitual es ver estos puestos aún vacíos.

« Entradas anteriores

© 2022 Txerrad@s

Tema por Anders NorenArriba ↑

WordPress Cookie Plugin by Real Cookie Banner