El blog del periodista Txerra Cirbián, desde 2005

Categoría: Sanidad

Cosas de hospital

Cuando estás en un hospital, pasas muchas horas esperando.
Estos días un familiar directo nos dio un susto y lo he vivido de cerca.

Si eres el enfermo, existe una rutina diaria: la enfermera te despierta, te toma la tensión, te traen el desayuno, te hacen alguna prueba, te visita el médico, comes, duermes la siesta, te vuelve a despertar la enfermera, te vuelven a controlar la tensión, tienes alguna visita, charlas con el compañero de habitación, cenas, ves la tele, te duermes.

Si eres el acompañante, la rutina es agotadora, porque no haces otra cosa que atender al enfermo. Y si además este es mayor y has de ayudar a su marido o esposa, todo gira en torno a una habitación y una cama de hospital.

Las fotos que acompañan a esta entrada son fruto de las horas que he estado paseando por los pasillos, deambulando entre el personal sanitario, mientras ese familiar descansaba.

Quan estàs en un hospital, passes moltes hores esperant.
Aquests dies un familiar directe ens va donar un ensurt i l’he viscut de prop.

Si ets el malalt, hi ha una rutina diària: la infermera et desperta, et pren la tensió, et porten l’esmorzar, et fan alguna prova, et visita el metge, menges, dorms la migdiada, et torna a despertar la infermera, et tornen a controlar la tensió, tens alguna visita, xerrades amb el company d’habitació, sopars, veus la tele, et dorms.

Si ets l’acompanyant, la rutina és esgotadora, perquè no fas res més que atendre el malalt. I si a més aquest és major i has d’ajudar al seu marit o dona, tot gira al voltant d’una habitació i un llit d’hospital.

Les fotos que acompanyen aquesta entrada són fruit de les hores que he estat passejant pels passadissos, deambulant entre el personal sanitari, mentre aquest familiar descansava.

Solidaridad y comunicación

Acabo de descubrir (un poco tarde, ya lo siento) el sitio web de Sicom, Solidaritat i Comunicació, una asociación sin ánimo de lucro que trabaja desde 1995 «para descubrir y hacer visibles al conjunto de la sociedad todas las claves que determinarán el futuro del planeta», dicen.
Y añaden:

«Sicom es una asociación que divulga informaciones sobre los países pobres o en conflicto y sobre las actividades llevadas a cabo por las organizaciones no gubernamentales para el desarrollo y las ramas de la administración pública correspondientes. Sus integrantes somos periodistas y profesionales de diversos medios de comunicación o personas interesadas en este ámbito. A nivel personal o como miembros de la asociación realizamos o colaboramos en programas de radio y televisión, además de editar publicaciones, y participar en las actividades y foros que ayudan a difundir y trabajar por nuestros objetivos.»

No os perdáis su vídeo sobre el negocio de la salud.

Acabo de descobrir (una mica tard, ja ho sento) el lloc web de Sicom, Solidaritat i Comunicació, una associació sense ànim de lucre que treballa des de 1995 «per descobrir i fer visibles al conjunt de la societat totes les claus que determinaran el futur del planeta», diuen.
I hi afegeixen:

«Sicomés una associació que divulga informacions sobre els països pobres o en conflicte i sobre les activitats dutes a terme per les organitzacions no governamentals per al desenvolupament i les branques de l’administració pública corresponents. Els seus integrants som periodistes i professionals de diversos mitjans de comunicació o persones interessades en aquest àmbit. A nivell personal o com a membres de l’associació realitzem o col·laborem en programes de ràdio i televisió, a més d’editar publicacions, i participar en les activitats i fòrums que ajuden a difondre i treballar pels nostres objectius.»

No us perdeu el seu vídeo sobre el negoci de la salut.

El análisis

Esta mañana me ido a hacer el típico análisis de sangre.
Esperaba colas y retrasos, como suele ser habitual en los ámbitos sanitarios, públicos y privados. Cada vez más.
Me cabrea sobremanera tener cita a las 9 y que me atiendan a las 10. No sé por qué he de perder una hora de mi tiempo esperando. ¿Por qué no te citan directamente a las 10?
Falta información, explicar al paciente (y lo digo en todos los sentidos de la palabra) los motivos del retraso, porque quien lo provoca no suele darse cuenta del desasosiego que causa.
Ya, ya sé que las administraciones presionan, recortan personal y sobrecargan a los profesionales de la sanidad. Pero no admito que ante una cola de usuarios larguísima uno de estos profesionales deje sola a su compañera y se vaya a desayunar. No puede ser. Yo lo hago en mi casa antes de ir a trabajar.
Me enrollo, perdonad.
Os decía que esta mañana he ido a que me sacaran sangre.
He ido pronto, antes de las 8 de la mañana y ya había gente esperando… pero la cosa ha ido fluida.
En menos de un cuarto de hora ya estaba con la gomita apretada alrededor de mi brazo y la enfermera con la aguja a punto. Una profesional en torno a los 40 años.
He mirado para otro lado, porque soy un poco aprensivo, qué se le va a hacer. «¿Cierro la mano?», he preguntado. «No. No hace falta. Ya se lo diría si fuera necesario», me ha contestado ella.
He seguido sin mirar. No he notado la aguja, que ha entrado con una suavidad inusitada, y casi no he notado la extracción. Sublime.
No he podido dejar de decírselo. «Señora, un aplauso. Hacía mucho tiempo que no me pinchaban así».
Ella, humilde, ha respondido: «Es que no hace falta hacer daño. No es necesario». Y ha sonreído.Aquest matí he anat a fer-me el típic anàlisi de sang.
Esperava cues i retards, com sol ser habitual en els àmbits sanitaris, públics i privats. Cada vegada més.
M’emprenya molt i molt tenir cita a les 9 i que m’atenguin a les 10. No sé per què he de perdre una hora del meu temps esperant-hi. Per què no et citen directament a les 10?
Manca informació, explicar al pacient (i ho dic en tots els sentits de la paraula) els motius del retard, perquè qui ho provoca no s’en adona del desassossec que causa.
Ja, ja sé que les administracions pressionen, retallen personal i sobrecarreguen als professionals de la sanitat. Però no admeto que davant una cua d’usuaris llarguíssima un d’aquests professionals deixi sola la seva companya i es vagi a esmorzar. No pot ser. Jo ho faig a casa meva abans d’anar a treballar.
M’enrotllo, perdoneu.
Us deia que aquest matí he anat a que em traguessin sang.
Era d’hora, abans de les 8 del matí i ja hi havia gent esperant-hi… però la cosa ha anat fluïda.
En menys d’un quart d’hora ja estava amb la gometa ajustada al voltant del meu braç i la infermera amb l’agulla a punt. Una professional al voltant dels 40 anys.
He mirat a una altra banda, perquè sóc una mica aprensiu, què hi farem. «Tanco la mà?», he preguntat. «No, no cal. Ja l’hi diria si fos necessari», m’ha contestat ella.
He seguit sense mirar. No he notat l’agulla, que ha entrat amb una suavitat inusitada, i gairebé no he notat l’extracció. Sublim.
No he pogut deixar de dir-ho. «Senyora, un aplaudiment. Feia molt temps que no em punxaven així».
Ella, humil, ha respost: «És que no cal fer mal. No cal». I ha somrigut.

Cita a las 8…

¿No os ha pasado alguna vez que os citen a una hora y que os reciban media hora más tarde?
En mi profesión suelo ser muy puntual, porque quien te recibe suele ser una persona ocupada que te hace el favor de responder a una pregunta o concederte una entrevista.
No es cuestión de hacer perder el tiempo a nadie.
También hay quien va de estrella y te hace esperar para tocarte las narices y que sepas con quien estás tratando.
Son unos impresentables muy poco profesionales en este aspecto. Es una cuestión de educación, de ser respetuoso con el otro.
Curiosamente, en el mundo de la medicina, la impuntualidad es norma.

No us ha passat mai que us citin a una hora i que us rebin mitja hora més tard?
En la meva professió acostumo a ser molt puntual, perquè qui et rep pot ser una persona molt ocupada i que et fa el favor de respondre a una pregunta o concedir-te una entrevista.
No és qüestió de fer perdre el temps a ningú.
També n’hi ha qui va d’estrella i et fa esperar per tocar-te els nassos i que sàpigues amb qui estàs tractant.
Són uns impresentables molt poc professionals en aquest aspecte. És una qüestió d’educació, de ser respectuós amb l’altre.
Curiosament, en el món de la medicina, la impuntualitat és norma.
Seguir leyendo

Steve Jobs y el cáncer

Steve Jobs, el alma de Apple, la empresa que ha creado instrumentos de alta tecnología como los iPhone y los iPad, además de los ordenadores iMac, ha muerto y todos los medios se hacen eco.
Hace ahora seis años, poco después de que le fuera detectado un cáncer de páncreas, Jobs pronunció un discurso en la Universidad de Stanford, que podéis ver en el vídeo de Youtube.
Entre sus palabras, que he pillado en castellano en Mercadeo Global, destaco estas:

Recordar que voy a morir pronto es la herramienta más importante que haya encontrado para ayudarme a tomar las grandes decisiones de mi vida.
Porque prácticamente todo, las expectativas de los demás, el orgullo, el miedo al ridículo o al fracaso se desvanece frente a la muerte, dejando sólo lo que es verdaderamente importante.
Recordar que vas a morir es la mejor forma que conozco de evitar la trampa de pensar que tienes algo que perder. Ya estás desnudo. No hay razón para no seguir tu corazón.

Recordemos que a veces hay algún familiar o algún amigo que padece la misma enfermedad. Una visita ahora es algo que el enfermo agradece y que nos permite despedirnos de él antes de que nos deje para siempre.

Steve Jobs, l’ànima d’Apple, l’empresa que ha creat instruments d’alta tecnologia com els iPhone i els iPad, a més dels ordinadors iMac, ha mort i tots els mitjans es fan ressò.
Ara fa sis anys, poc després que li fos detectat un càncer de pàncrees, Jobs va pronunciar un discurs a la Universitat de Stanford, que podeu veure en el vídeo de Youtube.
Entre les seves paraules, que he enxampat en català de Vilaweb, destaco aquestes:

Recordar que em moriré aviat és l’eina més important que he trobat per a prendre les grans decisions de la meva vida. Perquè gairebé totes les expectatives externes, tot l’orgull, tota la por de la vergonya o del fracàs…, tot desapareix a les portes de la mort, i no resta sinó allò que és realment important.
Recordar que moriràs és la millor manera que sé de no caure en el parany de pensar que tens res a perdre. Ja vas nu. No hi ha cap raó per a no seguir al teu cor.

Recordem que sempre hi ha algun familiar o algun amic que pateix la mateixa malaltia. Una visita sempre és una cosa que el malalt agraeix i que ens permet acomiadar-nos d’ell abans de que ens deixi per sempre.

Andador y muletas

Un familiar de edad avanzada se cayó hace 15 días y se rompió el fémur.
La semana pasada salió del hospital y le recetaron un andador.
Cuando esté mejor, tendrá que utilizar un par de muletas; más tarde, una sola; después, un bastón, y finalmente, nada.
Para obtener todo ello, ha tenido que pedir hora al médico de cabecera, y después, al traumatólogo de la Seguridad Social.
Hoy, hemos visitado a este último y, sin ningún problema, nos ha recetado el andador y las dos muletas.
Hemos vuelto al mostrador de atención para gestionar el papel que nos permitirá comprar todo a precio reducido y, sorpresa: el programa informático de la SS ha sido incapaz de autorizar tres elementos ortopédicos a la vez.
Esperemos que lleguen a tiempo para poder ser utilizados.

Bombos y condones

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=CHKJ_wdz96k[/youtube]

El lenguaje, las rimas hiphoperas, la filmación… Todo parece modernillo en el anuncio Yo pongo condón que el Ministerio de Sanidad ha lanzado para convencer a los jóvenes de que usen preservativo antes de.
Pero… ¿no suena a viejo todo eso del polvo y el bombo?

© 2022 Txerrad@s

Tema por Anders NorenArriba ↑

WordPress Cookie Plugin by Real Cookie Banner