El blog del periodista Txerra Cirbián, desde 2005

Etiqueta: Roberto Álamo

‘Caronte’, el mejor Roberto Álamo

Roberto Álamo, protagonista de la serie ‘Caronte’.

Seguro que el lector recuerda el físico potente del actor Roberto Álamo (Madrid, 1970), a quien estos días podemos ver en ‘Caronte’ (Cuatro), metido en la piel del abogado penalista Samuel Caronte, un expolicía que se pasó varios años en prisión. Hace ya un mes que la cadena de Mediaset empezó a emitir esta serie, que prolonga así su estancia primigenia en Amazon Prime Video, donde se estrenó hace ya un año. Este artículo lo publiqué originalmente en Nosolocine.

La serie ‘Caronte’ no sería lo que es sin la mirada y el gesto de este actor de cráneo rasurado y barba corta que logró la popularidad gracias a su personaje de Juan de Calatrava en la serie ‘Águila Roja’ (2009). Pero Álamo ya tenía una amplia carrera detrás, primero teatral con la compañía Animalario, la de sus amigos Alberto San Juan y Guillermo Toledo, donde triunfó con la premiada obra teatral ‘Urtain’.

El cine le descubrió gracias a David Serrano, que le incorporó a su comedia ‘Días de fútbol’ (2003), junto a San Juan y Fernando Tejero. Y luego intervino en ‘Gordos’ (2009), ‘Una hora más en Canarias’ (2010) y ‘La piel que habito’ (2011), donde Pedro Almodóvar le dio un pequeño, pero jugoso papel. Así, más tarde logró su primer Goya como actor de reparto en ‘La gran familia española’ (2013) y el segundo Goya como protagonista por ‘Que Dios nos perdone’ (2016), donde encarnaba a otro policía, junto a su amigo Antonio de la Torre. Los borda.

Belén López es Julia, la exmujer de Caronte, y Álex Villazán es Guille, el hijo de ambos.

Pero volvamos a ‘Caronte’, cuyo título evoca el mito griego del barquero de Hades, una producción de Big Bang Media, que mezcla intriga policial y casos judiciales. Inicialmente, su protagonista es un policía pasado de vueltas, toxicómano y con problemas familiares (divorciado y con un hijo, pequeño), que acaba penando ocho años en la cárcel por una muerte que no ha cometido. Un personaje que quizá anticipa el agente lleno de dudas que Álamo interpreta en la posterior ‘Antidisturbios’.

Pero ocho años son suficientes para que Caronte se haya reformado, haya dejado las drogas, estudiado Derecho, lograr demostrar su inocencia y lograr sacarse el título de abogado. Y siempre en esa cuerda floja que va de la responsabilidad a que le obliga su nuevo trabajo, intentando siempre frenar su carácter para contener su antigua violencia.

Tras salir de prisión, Caronte ha rehecho su vida, vive en Gijón y tiene nueva pareja, interpretada por la estupenda actriz gallega Marta Larralde (Vigo, 1981, ‘León y Olvido’ y ‘Gran Hotel’). Pero vuelve a Madrid para intentar ayudar a una antigua amiga cuyo hijo está acusado de haber matado a un hincha de un equipo rival, un joven que es íntimo del propio hijo del protagonista, Guille (Álex Villazán), un chaval de 17 años que después de tanto tiempo no quiere saber nada de su padre, alentado por Julia, su madre y exmujer de Caronte (Belén López). Paula (Itziar Atienza), la hermana de Caronte, tampoco tiene muy buena opinión del expolicía, entre otras cosas porque ha de cuidar de la madre de ambos (Julieta Serrano), que padece Alzheimer.

Itziar Atienza es Paula Caronte, y Miriam Giovanelli, la joven abogada Marta Pelayo,

En cada capítulo, Caronte se ve involucrado y va solucionando diferentes casos, no siempre de forma exitosa, junto a Marta Pelayo (Miriam Giovanelli), muy conocida gracias a la serie ‘Física o Química’), una joven letrada de buena familia que logra convencerle de formar equipo, ya que ella posee lo que el valiente expolicía no tiene: educación y contactos. Aurelio (Raúl Tejón), un inspector y antiguo compañero del expolicía, le echará una mano siempre que pueda.

La trama principal recorre los 13 capítulos de esta primera y por ahora única temporada: el protagonista busca pruebas contra quien cree culpable de su desgracia, el comisario Paniagua, inquietante personaje a quien da vida con aterradora ambigüedad el veterano Carlos Hipólito (Madrid, 1956). Como acostumbra a pasar últimamente, los mafiosos rusos y criminales procedentes de Europa del este son aquí los matones de turno.

Carlos Hipólito es el comisario Paniagua, el enemigo del protagonista.

En cada episodio se desarrolla un caso judicial, que Caronte y Marta suelen solucionar satisfactoriamente, aunque el éxito no sea siempre el deseado, como en el tercer capítulo, el de un antiguo compañero de celda del protagonista. Lo cierto es que la serie es entretenida. No en vano ha sido creada por Verónica Fernández, escritora y curtida guionista, cuyo nombre está detrás de series como ‘El Comisario’, ‘El Príncipe’ y ‘Velvet Colección’, entre otras muchas, así como de la reciente ‘Hache’ para Netflix. Y con ella, en el desarrollo de guión han colaborado guionistas como Natxo López (‘Hispania’, ‘Allí abajo’) y Antonio Hernández Centeno (‘Hermanos’, ‘Vivir sin permiso’), con quienes Fernández había trabajado en ‘Ciega a citas’.

Entre los realizadores de la producción se encuentran Joaquín Llamas (‘Antivicio’, ‘Tierra de lobos’), Sandra Gallego (‘Vis a vis’, ‘Los hombres de Paco’, ‘Cuenta atrás’), Alberto Ruiz Rojo (‘Apaches’, ‘La templanza’) y el catalán Jesús Font, bien conocido por series como ‘El comisario’, ‘Gran Nord’, ‘La sagrada família’, ‘Gavilanes’ y ‘R.I.S. Científica’.

En principio, el episodio número seis está previsto que se emita en abierto el lunes 19, en Cuatro. En este capítulo, Paula Caronte recibe una brutal paliza a manos de su marido, Rodrigo, que se da a la fuga. Caronte la acoge a ella y a su sobrina Irene en casa y les ayuda durante el proceso, frente a un juez muy poco sensible. Si el lector no desea esperar y tiene en casa la plataforma Prime Video de Amazon puede verla al completo, y sin cortes publicitarios, claro.

Fènix 11*23

Ahora que ya se han publicado buena parte de las críticas, puedo decir sin asomo de vergüenza que me gustó Fènix 11*23, la película basada en el caso de Èric Bertran.
Lo que cuenta la película es real y pasó hace sólo ocho años: un adolescente de Lloret de Mar fue acusado de terrorismo en el 2004, por haber enviado un correo electrónico en el que pedía a una empresa de supermercados que etiquetara su productos en catalán.
El propio Bertran, actualmente un joven de 22 años, narró su peripecia, así como otro libro sobre el instituto en el que estudiaba entonces. También se estrenó una obra de teatro basada en el caso y se rodó un documental sobre el tema.
Con respecto a esta última película, Fènix 11*23, mi compañero Quim Casas, en su crítica para El Periódico, escribe lo siguiente:

«Como ocurre en la reciente Lo imposible, Fènix 11*23 es una película basada en hechos reales que ha sido sometida a un proceso de depuración desde el guion para que, pese a tratarse de una historia verdadera, resulte creíble en la ficción representada en una pantalla. Los hechos relatados fueron aún más fuertes de lo mostrado por Joel Joan y Sergi Lara en el filme, y la poda de intensidad era necesaria para que el resultado no cayera en cierto tono panfletario. La historia flirtea así entre lo verósimil y lo inverósimil, ahí radica su fuerza teniendo en cuenta que parte de una salvajada legal que enjuició a un adolescente catalán por supuesta conducta terrorista».

A todo ello se pueden añadir varios elementos.
Los actores: Rosa Gamiz y Àlex Casanovas, como padres, están sensacionales; y Ana Wagener, como fiscal marcada por el anticatalanismo, y Roberto Alámo, como guardia civil, estupendos; me gusta menos Nil Cardoner, el niño en coma de los Pulseras rojas, con menos ironía que el propio Bertran.
La dirección: Joel Joan y Sergi Lara han hecho un buen trabajo como realizadores, uno en la parteartística y el otro, en la técnica. Cinematográficamente, a mi parecer, le sobra una escena al filme, cosecha propia de Joan: la de la madre de Núria Cadenas, que no era necesaria, aunque sirva para añadir más leña ideológica a la denuncia de una (o varias) injusticia (s).
El conjunto es emotivo, sin pasarse, entretenido y muy recomendable, y aspira a ser «un filme como En el nombre del padre, de Jim Sheridan» (en palabras del propio Joan).
Ignoro si podrá estrenarse con normalidad en el resto de España, pero el lector comprometido con la lucha contra las injusticias no lamentará ir a verla.

Ara que ja s’han publicat bona part de les crítiques, puc dir sense mena de vergonya que em va agradar Fènix 11*23, la pel·lícula basada en el cas d’Èric Bertran.
El que compta la pel·lícula és real i va passar fa només vuit anys: un adolescent de Lloret de Mar va ser acusat de terrorisme el 2004, per haver enviat un correu electrònic en què demanava a una empresa de supermercats que etiquetarà seva productes en català.
El mateix Bertran, actualment un jove de 22 anys, va narrar la seva peripècia, així com un altre llibre sobre l’institut on estudiava llavors. També es va estrenar una versió teatral en el cas i es va rodar un documental sobre el tema.
Respecte a aquesta última pel·lícula, Fènix 11*23, el meu company Quim Casas, en la seva crítica per a El Periódico, ha escrit el següent:

«Com passa en la recent L’impossible, Fènix 11*23 és una pel·lícula basada en fets reals que ha estat sotmesa a un procés de depuració des del guió perquè, tot i tractar-se d’una història veritable, resulti creïble en la ficció representada en una pantalla. Els fets relatats van ser encara més forts del mostrat per Joel Joan i Sergi Lara al film, i la poda d’intensitat era necessària perquè el resultat no caigués en cert to pamfletari. La història flirteja així entre el versemblant i el inversemblant, aquí radica la seva força tenint en compte que parteix d’una salvatjada legal que va enjudiciar a un adolescent català per suposada conducta terrorista «.

A tot això es poden afegir-hi diversos elements.
Els actors: Rosa Gamiz i Àlex Casanovas, com a pares, estan sensacionals, i Ana Wagener, com fiscal marcada per l’anticatalanisme, i Roberto Álamo, com a guàrdia civil, fantàstics; m’agrada menys Nil Cardoner, el nen en coma dels Polseres vermelles , amb menys ironia que el propi Bertran.
La direcció: Joel Joan i Sergi Lara han fet una bona feina com realitzadors, un a la parteartística i l’altre, en la tècnica. Cinematogràficament, al meu parer, li sobra una escena al film, collita pròpia de Joan: la de la mare de Núria Cadenas, que no era necessària, encara que serveixi per afegir més llenya ideològica a la denúncia d’una o diverses injustícies.
El conjunt és emotiu, sense passar-se, entretingut i molt recomanable, i aspira a ser «un film com En el nombre del padre, de Jim Sheridan» (en paraules del propi Joan).
Ignoro si podrà estrenar-se amb normalitat a la resta d’Espanya, però el lector compromès amb la lluita contra les injustícies no lamentarà anar a veure-la.

Ni un pez por la borda

Este martes, dia 6, en Barcelona, se presenta el documental de la campaña internacional ‘Ni un pez por la borda’.
En la web de la iniciativa explican lo siguiente:

«Los pescadores se ven obligados a arrojar por la borda, en ocasiones, hasta más de la mitad del pescado que capturan. Este pescado es susceptible de ser consumido y se derrocha por causa de las absurdas leyes de cuotas que impone la Unión Europea.»

La entrada a los cines Girona, donde se exhibe el filme, es gratuita (hasta agotar el aforo, claro está) y se engloba en el Festival Internacional de Cine del Medio Ambiente.
El actor Roberto Álamo, que hoy mismo se encuentra en Barcelona para presentar la interesante película Fènix 1123, de Joel Joan y Sergi Lara, donde interpreta al guardia civil que detuvo a Èric Bertran (Nil Cardoner, de Pulseras rojas), protagoniza el vídeo superior.

Aquest dimarts, dia 6, a Barcelona, es presenta el documental de la campanya internacional ‘Cap peix per la borda’.
Al web de la iniciativa expliquen el següent:

«Els pescadors es veuen obligats a llançar per la borda, en ocasions, fins més de la meitat del peix que capturen. Aquest peix és susceptible de ser consumit i es malbarata per causa de les absurdes lleis de quotes que imposa la Unió Europea.»

L’entrada als cinemes Girona, on s’exhibeix el film, és gratuïta (fins esgotar l’aforament, és clar) i s’engloba al Festival Internacional de Cinema del Medi Ambient.
L’actor Roberto Álamo, que avui mateix es troba a Barcelona per presentar la interessant pel·lícula Fènix 1123, de Joel Joan i Sergi Lara, on interpreta el guàrdia civil que va detenir Èric Bertran (Nil Cardoner, de Polseres vermelles), protagonitza el vídeo superior.

© 2022 Txerrad@s

Tema por Anders NorenArriba ↑

WordPress Cookie Plugin by Real Cookie Banner