Puedes compartir esta entrada en:

Perdonad por el tamaño de la foto, pero cuando he visto que un calcetín relativamente nuevo (apenas tiene unas semanas) se ha agujereado así tras una caminata no excesivamente larga, he pensado en sacarle punta al asunto…   y nunca mejor dicho.
Esto de los agujeros en los calcetines nos pasa cuando menos te lo esperas… pero casi siempre ocurre cuando has de ir a comprarte unos zapatos o hacer una visita al médico.
No hay nada mejor que preguntar al señor Google y que te responda con explicaciones como las de Taringa! (artículo replicado en Planiskipedia, o al revés) y también, de otra forma, en El yugo eléctrico de Alicia.
Menos mal que hay una alternativa a tirarlo a la basura: aprender a coser, amigos.

Perdoneu per la grandària de la fotografia, però quan he vist que un mitjó relativament nou (amb prou feines té unes setmanes) s’ha foradat així després d’una caminada no excessivament llarga, he pensat en treure-li punta… i mai millor dit.
Això dels forats als mitjons et passa quan menys t’ho esperes … però gairebé sempre passa quan has d’anar a comprar unes sabates o fer una visita al metge.
No hi ha res millor que preguntar al senyor Google i que et respongui amb explicacions com les de Taringa! (article replicat en Planiskipedia, o a l’inrevés) i també, d’una altra manera, a El yugo eléctrico de Alicia.
Encara sort que hi ha una alternativa a llençar-los: aprendre a cosir, amics.