El blog del periodista Txerra Cirbián, desde 2005

Categoría: Televisió (Página 1 de 5)

Las series más vistas de Filmin

Los integrantes de la familia Durrell, al completo, con la sirvienta incluida.

Antes de dejar ‘El Periódico’ había escrito un pequeño artículo sobre las series que emite la plataforma Filmin, y que no se llegó a publicar.

Esta empresa nacional, pionera en el vídeo bajo demanda, nació hace ya 10 años y ha sido capaz de distribuir su oferta tanto en castellano como en catalán (a través de Filmincat)

Menos poderosa económicamente que Netflix, HBO, Movistar+, Rakuten o Amazon, por poner algunos ejemplos, Filmin se esfuerza por ofrecer a sus abonados el mejor cine independiente, especialmente el español, y compra derechos de emisión de series ‘menores’, pero nada desdeñables, que no suelen entrar en los catálogos de las cuatro citadas.

En su particular ‘top ten’ destacan tres series británicas que han entusiasmado a los espectadores del Reino Unido y han seducido a los españoles: ‘Los Durrell‘, ‘Endeavour‘ y ‘La casa de las miniaturas‘, dirigida nada menos que por el catalán Guillem Morales.

1. ‘Los Durrell‘ es una encantadora adaptación de la ‘Trilogía de Corfu’, la simpática autobiografía del naturalista, conservacionista y zoólogo británico Gerald Durrell, integrada por los libros ‘Mi familia y otros animales’, ‘Pájaros, bichos y demás parientes’ y ‘El jardín de los dioses’.

En tono de comedia costumbrista, y toques de drama, la serie -cuya tercera temporada está en marcha- está ambientada en la isla griega de Corfú, donde la madre del autor, ya viuda, se refugió con sus cuatro hijos, con el entonces joven escritor en ciernes​ Larry Durrell, además de los medianos Leslie y Margo. Los actores Vernon Dobtcheff, James Cosmo y Jeff Rawle, entre otros, encabezan el elenco.

Por cierto: los encantadores y premiados títulos de crédito de esta serie se deben al director artístico Alex Maclean. No dejéis de pasar por su página web para disfrutarlos.

2. ‘Endeavour‘ es la serie de intriga más vista actualmente en Gran Bretaña: acaba de finalizar su quinta temporada y ya se ha anunciado la sexta para el 2019. Filmin tiene a disposición de sus abonados cuatro entregas, y está traduciendo la quinta (siemper en versión original subtitulada).

Surgida como una precuela de la veterana ‘Inspector Morse’, ficción policial basada en unas populares novelas de Colin Dexter, que tuvo siete temporadas pero estuvo en antena 13 años, desde 1987 hasta el 2000 en la cadena ITV, Endeavour es el nombre de pila de Morse. Un nombre que (casi) nunca pronuncia.

La serie está exquisitamente ambientada en los años 60 y explica la vida del joven Morse, desde que deja sus estudios en la Universidad de Oxford (sus razones y relaciones se van descubriendo a lo largo de la trama) poco antes de acabar la carrera pero sin llegar a titularse, su corto paso por el Real Cuerpo de Señales donde se especializó en mensajes cifrados y su posterior empleo como agente de policía y su paso a detective en el Departamento de Investigación Criminal de Oxford, donde intenta ascender a sargento inutilmente. El joven actor Shaun Evans (Liverpool, 1980), muy poco conocido hasta ahora, se ha convertido en un fenómeno en su país.

Tras un piloto que cosechó elogios y buena audiencia, Endeavour ha seguido una cuidada línea de solo cuatro episodios de hora y media por temporada. En cada entrega se desarrolla un caso, lleno de puzles, así como una trama central que se va desarrollando y que marca la vida, amores y relación del protagonista con su jefe y amigo el inspector Fred Thursday (Roger Allam); el sargento Jim Strange (Sean Rigby), el forense Max DeBryn (James Bradshaw) y el superintendente en jefe Reginald Bright (Anton Lesser), entre otros personajes.

3. ‘La casa de las miniaturas‘ consta de solo tres maravillosos episodios y es una adaptación de la exitosa novela homónima de Jessie Burton, galardonada con el National Book Award y que ha logrado vender más de un millón de ejemplares en todo el mundo.

Ambientada en Amsterdam en el siglo XVII, cuenta la historia de Nella, una joven huérfana de padre y acuciada por las deudas, que acepta contraer matrimonio con Johannes Brandt, un comerciante que suple su falta de afecto con un misterioso regalo: una casa de miniatura que poco a poco desvelará secretos ocultos de su familia.

Su protagonista es Anya Taylor-Joy, actriz de películas como ‘La bruja’, ‘Múltiple’ y ‘El secreto de Marrowbone’, a quien veremos en ‘X-Men: Nuevos mutantes’ el año que viene. Y junto a ella destaca la gran actriz Romola Garai.

Las siete ficciones restantes de la lista de las 10 más vistas durante el 2017 en Filmin son ‘Churchmen’, ‘Wolf Hall’, ‘El fin de un imperio’, ‘Charité’, ‘El estrangulador de Rillington Place’, ‘Young and Promising’ y ‘The Living and the Dead’. Todas ellas tienen una excelente pinta y también merecen ser descubiertas.

Ferran Monegal

Ferran Monegal retratado en La Rambla por Julio Carbo (EL PERIÓDICO)

Desde hace muchos años, admiro la ironía que desarrolla mi compañero (y sin embargo amigo) Ferran Monegal desde hace casi 25 años en ‘El Periodico.
Me divertía mucho ese personaje de vejete cascarrabias que se ha fabricado a lo largo de los años y que consolidó en su programa de betevé ‘Telemonegal’.
Más de una vez asistí a su plató para poder charlar con personajes a los que él invitaba y conseguía entrevistar antes que yo, chico de prensa. Cosas de la tele: primero las cámaras, luego los micrófonos y finalmente los plumillas del papel.
Cuando edito sus columnas, le coloco bien los acentos, que él desparrama con anárquica generosidad. Y aprecio la forma de meter el dedo en muchas llagas con humor e ironía en sus artículos para el diario.
No gusta a todo el mundo, porque el hombre tiene su carácter, pero yo le aprecio y por eso me alegré de que apareciera un par de veces en ‘‘La Sexta noche’, que ha acabado fichándole.
Convertir nuestras conversaciones en esta entrevista ha sido más placer que trabajo. Aquí os dejo el enlace de la noticia en el diario y el texto llano. La foto es de mi amigo Julio Carbó.

Cinco años después de tener que cerrar su programa en Barcelona Televisió (Betevé), el periodista y crítico de tele Ferran Monegal, vuelve a la pequeña pantalla para hacer «crítica de tele desde la tele». Desde este sábado, y un par de veces al mes, un resucitado ‘Telemonegal’, más político, aparecerá como una sección dentro del programa ‘La Sexta noche’ (La Sexta, el sábado, hacia las 22.30) con el título de ‘Monegal sin filtros’. Y su último invitado de entonces, Xavier Sardà, será quien le dé la bienvenida este sábado (aquí, el instante del encuentro).

Explique, explique. ¿Cómo es que le ha fichado La Sexta? En octubre, me pidieron intervenir dos sábados [los días 7 y 28] para hablar de la situación de las teles en Catalunya y España, y tuve una muy buena respuesta de la audiencia. Les gustó cómo quedó, y me han pedido que vuelva un par de veces al mes.

¿Por cuánto tiempo? De momento, ocho intervenciones a lo largo de cuatro meses. Tanto La Sexta como yo estamos abiertos a seguir, según cómo vaya la cosa. Este mes de diciembre estaré este sábado, día 16, y el próximo, día 23.

¿Es como resucitar ‘Telemonegal’? En cierta forma haré una especie de ‘Telemonegal’, el programa que hice durante 10 años en BTV y me vi obligado a cerrar hace cinco, pero más inclinado hacia cómo tocan el tema político las diferentes teles.

¿Dice usted que se vio obligado a cerrarlo? ‘Telemonegal’ era el programa líder de la cadena municipal de Barcelona. Pero desde que entró Xavier Trias en la alcaldía, el espacio no interesaba, entre otras cosas, porque temían que hiciera sombra a TV-3. No se atrevían a cerrarlo, pero me iban arrinconando, me cambiaron de día, quitaron al público (al que no pagábamos y que acudía gratuitamente), y decidí marchar. Así que aproveché que se cumplían 10 años, para cerrarlo. Como decía Alfonso Guerra, más vale pasar página que no que te la pasen.

¿A quién molestaba usted? Es que mi manera de mirar la televisión es muy incómoda. Un programa sobre tele, en un mundo tan endogámico como el de los periodistas de televisión, molesta. No interesa una reflexión crítica sobre la televisión que se está haciendo ahora.

Sobre todo, en Catalunya… Dada mi interpretación de cómo está trabajando TV-3 y la megafonía de la parroquia independentista, desde el punto de vista televisivo se me han cerrado las puertas en Catalunya. Tengo suerte de que EL PERIÓDICO publica mi columna diaria: empecé en 1993 y pronto cumpliré 25 años, y nunca me ha tocado una coma. Y también de estar en el programa de Julia Otero en Onda Cero, donde colaboro diariamente desde hace 11 años.

¿De qué irá Monegal sin filtros? Analizar desde el punto de vista televisivo, qué noticias abren los informativos, lo que silencian, lo que manipulan… Una reflexión sobre nuestra propia labor. Algo que no agrada aquí, pero tampoco fuera. Es algo que ningún directivo de tele acepta. Menos en La Sexta, que ha aceptado mis condiciones sin límites. Esta cadena es la única que se ha convertido es un referente informativo y la que a nivel de toda España ha dado visibilidad a todo el conflicto del procés. Y últimamente se codea con TV-3 en las audiencias de Catalunya. Si antes, mucho antes, la tendencia era poner los informativos de TVE-1 como ejemplo, ahora la referencia es La Sexta. Y he de decir que existe muy buena sintonía tanto con Antonio García Ferreras, director de la cadena y artífice de mi fichaje, como con César González Antón, jefe de informativos, y con Eva Cabrero, la directora de La Sexta noche.

¿Y podrá criticar a La Sexta? Claro. Lo mío será un espacio de 30 o 35 minutos, dentro de un programa consolidado, como es ‘La Sexta noche’. Y me dan toda la libertad. Además, mi relación con Iñaki López, el presentador, es excelente: hay filin. Yo explicaré mi mirada sobre cómo tratan la política las diferentes cadenas públicas y privadas, incluidas las autonómicas. Y no solo TV-3, sino, por ejemplo, Canal Sur y cómo está tocando el tema de los ERE.

Halldor Mar, en el parque

Las casualidades existen y a veces hacen que descubramos algo que conocíamos, que nos sonaba, pero que en realidad ignorábamos.
El azar ha combinado sus infinitas posibilidades en variadas formas: mis compañeras de trabajo hablando de música y del minuto a minuto de Eurovisión, en particular; un amigo que acudió anoche a ver a Bruce Springsteen en directo para celebrar el 35º aniversario de la aparición de ‘The River’ y homenajear a su hermano Jean Pierre, un amigo ya fallecido; unos familiares que te anuncian una actuación musical gratuita en un parque cercano y la propia curiosidad, esa innata tendencia que tenemos los periodistas por conocer lo que pasa alrededor y el deseo de comunicarlo.
Esas cuatro cosas, musicales todas ellas, combinadas, han hecho que me acercara con mi esposa y mi suegra a ver quién era el cantante. «Sí, ese que hace versiones», me han dicho mis familiares.

¿Versiones? En efecto, un chico alto, rubio, cabellos largos y barba, de claro aspecto nórdico, estaba ya cantando. Canciones superconocidas, la mayor parte catalanas y de la Nova Cançó, pero interpretadas en inglés. Asi, ‘Small country’ era el ‘Pais petit’, de Lluís Llach, y ‘With no voice’ era ‘Amb la boca tancada’, de Ramon Muntaner…
Había sillas vacías, sobre todo las que estaban al sol, porque el calorcillo apretaba a mediodía. Y el chico, luego identificado como Halldor Mar, bromeaba con su piel y el hecho de tener una sombrilla encima para lograr no parecerse a una gamba.

Ya sentados, ‘Qualsevol nit pot sortir el sol’, de Jaume Sisa, sonaba ‘The sun could rise tonight’.
Y de repente, una referencia a una pieza propia: ‘Stranger in my own town‘ (‘Extranjero en mi propia ciudad’), la canción que -decía desde el escenario- ha compuesto para la banda sonora del programa ‘El foraster‘, de TV-3.
¿Cómo? No puede ser que allí delante, en el parque de Joan Miró, esté el autor de la preciosa sintonía del programa de Quim Masferrer.

Y sí que lo es. Empiezan a sonar las notas y la primera estrofa, y cojo el teléfono y empiezo a grabar un trocito para que podáis creerme.
Y sigue el recital y quienes estamos allí aplaudimos a rabiar, para que añada alguna canción más antes de despedirse.
No es el mejor lugar, y el mismo lo sabe, que cita la noche en varias ocasiones, pero hay que aplaudir a los programadores, Camí Amic, un regalo como este, en medio de un puente, con Barcelona medio desierta, salvo a los miles de culés que esperaban a la rúa que por la tarde llenará el Paral·lel para ver al Barça, ya campeón de Liga.

Al final de la actuación, nos hemos acercado a comprarle un disco. ¡Qué menos!
Podéis descubrir más cosas de Halldor Mar en su Facebook, su Twitter y en esta noticia que Marta Cervera publicó de él en El Periódico, y que incluye también un acústico.

Del papel a la tele

La televisión siempre ha tenido mucho más poder de difusión que la radio y esta, que la prensa de papel, aunque la prensa escrita se lleve la fama de perdurar en el tiempo y de tener más influencia. Uf.
Por ejemplo: el tema de la conciliación laboral y familiar lo hemos tratado muchos periodistas de prensa escrita. Fue, por ejemplo, el primer número del Ideas+Teletodo, cuando yo mismo coordinaba ese suplemento ya extinto y ahora limitado a televisión. Curiosamente, en aquel momento, interesaba mucho a uno de mis jefes, padre reciente. Unos años atrás, cuando yo lo era, más de un jefe te miraba mal cuando yo quería conciliar y ver a mi hijo pequeño antes de irse a dormir. ¡Cuántos individuos preferían (y algunos prefieren) alargar la jornada para llegar a casa cuando los niños están dormidos!
Pero a lo que iba: la repercusión del programa de anoche de Jordi Évole, con tres millones de personas viendo ‘Salvados’, reduce lo que era nuestro alcance en el papel a 20 veces menos que el impacto de su programa: ¡20 veces menos!
Y no digamos la entrevista de Ana Pastor con Edward Snowden, que tuvo casi dos millones pegados a la pantalla viendo La Sexta.
Por eso está bien citar que también otros periodistas hacen buenas entrevistas, como esta otra, muy interesante, que ayer mismo publicaba Marta Peirano en Eldiario.es.
También era de papel, aunque fuera de tinta digital.

Cuéntame…

Mayra Gómez Kemp, de espaldas, pregunta a los concursantes Mercedes (Ana Duato) y Antonio (Imanol Arias) en el ‘Un, dos, tres’ de TVE / Foto: RTVE

Os quería explicar un par de cosillas acerca del artículo que escribí este jueves en ‘El Periódico sobre la serie de TVE ‘Cuéntame cómo pasó’, un capítulo especial que homenajeaba al popular concurso del ‘Un, dos, tres… responda otra vez’.
Todo empezó hace ya días, cuando nos llegó al diario la información del episodio, avanzado por la cadena para quienes escribimos en semanarios. Ya cerrada la publicación, el ‘TeleTodo’ de ‘El Periódico de Catalunya’, que coordino desde hace años, me llegó la invitación a poder verlo antes de su emisión, una oportunidad de oro.
Existe la vieja reivindicación por parte de quienes hablamos de tele de poder equipararnos a los críticos e informadores de cine en este aspecto: de la misma forma que ellos pueden ver en pases previos aquellos estrenos de los que van a escribir u opinar, sería bueno para nosotros tener la posibilidad de visionar las series que están a punto de estrenarse en las teles.
Algunas cadenas ya lo hacen, sobre todo cuando a ellas les interesa, pero no es lo habitual.
Pero volvamos a la serie ‘Cuéntame…’ de este jueves. Poder ver el capítulo, disfrutarlo primero y analizarlo después me permitió escribir más y mejor sobre el tema.
No era cuestión de explicar su contenido y desvelar su final, ese absurdo pecado llamado spoiler, sino de intentar transmitir la emoción del propio episodio, hablar de la época sin caer en una nostalgia innecesaria y contextualizar la serie en el momento actual.
A mí me gustó escribir de todo ello y animar a los lectores a disfrutarlo.
La audiencia sí que ha respondido positivamente.

Un Storify sobre 007

Hace unos días, en una clase de periodismo digital, el profesor citó como herramienta de trabajo en la web a Storify.

En Clasesdeperiodismo.com lo explican así:

«Es una manera de contar historias usando contenido de los llamados medios sociales. Permite compartir tuits, actualizaciones en Facebook, fotos (también de Flickr e Instagram), sonidos y videos. Las historias que se crean son interactivas y fáciles de compartir e insertar en sitios web»

En efecto, he hecho esta prueba y es fácil. No deja de ser un copiar-y-pegar que adquiere forma de imagen embebida en tu web o en tu blog. Bonito y barato. La originalidad está en lo que explican los otros en los recortes que incorporas a tu sitio.

Rodajes

El equipo artístico de la serie ‘Gavilanes’, en el set de rodaje.

Desde que era muy jovencito, me gustaba acercarme a los lugares donde había rodajes de cine y curiosear, cuando me dejaban, entre cables, focos y cámaras. Aún ahora, cuando veo a un grupo de gente rodando, me suelo acercar para preguntar. Muchas veces es publicidad, algunas, televisión, y las menos, cine.

Otro lugar que me encanta visitar son los platós. Saber que aquellas paredes de tramoya, de cartón-piedra, serán ‘de verdad’ en pantalla tiene su magia. Durante muchos años (y aún, cuando puedo) he visitado los platós donde se ruedan películas, series y programas, para hablar con quienes transforman esa apariencia en la ‘realidad’ de la ficción.

Por ejemplo, los decorados de ‘Gavilanes‘, serie que dirigía el amigo Jesús Font, representaban una gran hacienda entre olivares.

Buena gente

En la cadena autonómica catalana TV-3 hay un programa titulado El foraster, que seguramente será pronto copiado por alguna otra tele del resto de España.

Ya pasó en su día con Afers exteriors, una idea de Miquel Calçada directamente fusilada por todos esos espacios que buscan por el mundo españoles, madrileños, andaluces, gallegos… Pero la idea del forastero que llega a un pueblo e interactúa con los lugareños no es fácil: no sólo hay un buen equipo detrás de la cámara, sino que quien está delante de ella ha de saber empatizar. Y Quim Masferrer lo logra.

Hace unos días escribí sobre él en El Periódico: Quim Masferrer, buena gente.

Si nos miramos la tele con perspectiva española, ser líder de audiencia en Catalunya quizá no sea nada. Para quienes vivimos y trabajamos aquí, que un programa tenga una cuota de pantalla igual o superior, en este territorio, que, por ejemplo ‘Top chef’, la noche pasada, en el conjunto de toda España, es todo un triunfo. Vamos que nuestro Alberto Chicote, salvando enomes distancias, fue ayer Quim Masferrer y ‘El foraster’, en TV-3.

Sirva esta presentación para que el lector que no acostumbra a poner TV-3 y que opta por otras cadenas, ya sea por el idioma o por otras razones, sepa que esta televisión pública tiene excelentes programas en su parrilla. Uno de ellos, el que les acabo de citar, con este actor, alma del grupo Teatre de Guerrilla, al frente.

Hace unos días, mi compañero Ferran Monegal, maestro de la crítica televisiva escribía sobre el espacio: «La impresión inicial, la del chistoso que se acerca a escudriñar a los lugareños, ha quedado matizada con dosis de sensibilidad, mirada simpática y punzante intención.»

Les confieso que me he convertido en un fan de este programa. Quizá porque soy de pueblo, aunque haya nacido en una capital, y porque he sido forastero en muchos lugares. Masferrer es un hombre de pueblo, en el sentido menos peyorativo del término. Se lo explico: en un pueblo, la gente se saluda, habla, chismorrea, se ama, se odia y se ayuda mucho más, y con más intensidad que en una gran ciudad, donde prima el anonimato y el no saludo en la escalera ni en el ascensor.

Y un chaval que sabe tratar con cariño, humor, picardía y sensiblidad a la gente de pueblo, sintiéndose uno de ellos, como ellos, sin alejarse de ellos ni sentirse superior, empatiza de una forma que trasciende a la pantalla. Se ve. Se nota.

Esta sábado, el suplemento TeleTodo de este diario, publicaba una extensa entrevista de mi compañera Inés Álvarez con el actor. De una de sus frases surgió el título: «¡Dios nos libre de reírnos de nadie!». Porque de eso se trata: de que en su monólogo, con la gente de los pueblos que visita, todos los vecinos se ríen, porque Quim Masferrer no se ríe de ellos, sino con ellos.

Existe un gran trabajo detrás del actor, de quien da la cara en ‘El foraster’, un equipo que no se hace notar, empezando por quienes mueven las cámaras sin que molesten a sus personajes. Un trabajo de preproducción, guion, realización y montaje que muestra una absoluta sensibilidad hacia el material grabado previamente y que luego se les presenta a sus protagonistas.

Solo así se entienden momentos poéticos de intensa emoción, que pillan por sorpresa al propio Quim Masferrer y le dejan casi sin palabras. Anoche, en su visita a la Vall Fosca, acudió a la casa de una anciana de 90 años, en compañía Tomàs, de uno de sus hijos.

Este buen hombre, que le había enseñado un rato antes la ermita quizá más pequeña de Catalunya, le abrió con generosidad la casa familiar, Casa Jaumet. Y allí estaba de doña Elvira, viuda nonagenaria, que le enseñó a Masferrer un texto con las palabras de su esposo, poco antes de morir, rodeado de todos sus hijos. Y la mujer leyó aquellas frases, que el lector puede encontrar el corte hacia el minuto 23 del programa: «T’estimo molt», empezó la mujer y recordó las palabras del marido fallecido. A Tomàs se le llenaron los ojos de emoción y Quim Masferrer se quedó sin palabras («uf, què maco», dijo). Y esa emoción trascendió al otro lado de la pantalla.

De verdad, no me imagino esa escena en manos de alguna de esas teles que todos ustedes conocen y que no deseo citar. El director de ‘El foraster’ dio paso a unos planos del valle y una canción suave: «Las cosas son como son».

No me extraña que al final de cada programa, Quim Masferrer agradezca a los vecinos su entrega y les diga: «Sois muy buena gente». Pues eso.

Estic casi segur que qualsevol dia el programa titulat El foraster, de TV-3, serà copiat per alguna altra tele de la resta d’Espanya.

Ja va passar al seu dia amb Afers exteriors, una idea del Miquel Calçada directament afusellada per tots aquests espais que busquen pel món espanyols, madrilenys, andalusos, gallecs … Però la idea del foraster que arriba a un poble i interactua amb els vilatans no és fàcil: no només hi ha un bon equip al darrere de la càmera, sinó que qui està davant d’ella ha de saber empatitzar. I el Quim Masferrer ho aconsegueix.

Fa uns dies vaig escriure sobre ell a El Periódico: Quim Masferrer, bona gent.

Seguir leyendo

Minicámaras

Mi amigo Joan A. me ha pasado este espectacular vídeo, que es uno más de los que promociona la empresa GoPro de sus minicámaras, en este caso las Hero 3, unas pequeñas maravillas que permiten grabar todo desde un casco, una bicicleta, una moto o incluso desde el lomo de un animal.
Yo lo he disfrutado a pantalla completa.

El meu amic Joan A. m’ha passat aquest espectacular vídeo, que és un dels que promociona l’empresa GoPro dels seus minicàmeres, en aquest cas les Hero 3, unes petites meravelles que permeten gravar tot des d’un casc, una bicicleta, una moto o fins i tot des del llom de un animal.
Jo ho he gaudit a pantalla completa.

« Entradas anteriores

© 2022 Txerrad@s

Tema por Anders NorenArriba ↑

WordPress Cookie Plugin by Real Cookie Banner