El blog del periodista Txerra Cirbián, desde 2005

Categoría: Política (Página 1 de 8)

Queridos camaradas

Hace unos días se estrenaba en salas comerciales ‘Queridos camaradas’, la última película de Andréi Konchalovsky, hermano mayor del algo más famoso y premiado director ruso Nikita Mijalkov, que pasó con cierta discreción por Hollywood, donde rodó filmes como ‘El tren del infierno’ y ‘Tango y Cash’. El filme recrea con seca precisión, en un ascético blanco y negro y encuadre académico, la masacre de Novocherkassk (1961). Con el título de «El desencanto hacia el comunismo de Estado», escribí originalmente este artículo en Nosolocine.

Lo hace a través de la mirada de un cuadro del Partido Comunista local (una espléndida Yulia Vysotskaya, esposa del director), militante nostálgica de estalinismo pero que acaba desencantada cuando sus ideales (y la posible muerte de su hija) chocan con la cruda decisión del Gobierno soviético del ‘aperturista’ Nikita Jrushchov: disparar contra los trabajadores de una fábrica en huelga y eliminar todo rastro de esa masacre.

De ‘Queridos camaradas’ ya ha escrito aquí mismo, en Nosolocine, el amigo José López. Y coincido con él en la admiración hacia esta obra mayor de Konchalovsky, un cineasta que a sus 83 años muestra la otra cara del totalitarismo comunista, ese que los idealistas de izquierdas empezaron a ver años después de esa masacre con la Primavera de Praga y que ahora mismo ponen de relieve las insólitas manifestaciones que se están produciendo en Cuba por motivos bastante similares a los de ‘Queridos camaradas’: la escasez económica y la ceguera de las autoridades ante los deseos de libertad y de poder expresar su oposición al régimen, sin miedo a ser detenidos, apaleados o muertos. Y esto, aún reconociendo que el bloqueo de EEUU hacia la isla es el causante de gran parte de sus problemas.

Desde un punto de vista de los ideales de las izquierdas, en que la democracia popular es aquello a lo que se desea llegar, ¿cómo es posible que los militares que han de defendernos de los tiranos y poderosos, sean obligados a disparar contra el propio pueblo? ¿Por qué las nuevas élites comunistas utilizan el vocablo “contrarrevolucionario” para definir a quienes no comulgan con sus ideas?

La película de Konchalovski nos quita una vez más la venda de los ojos y nos descubre que el comunismo sin democracia ni libertad de expresión es otra forma de totalitarismo represivo. Es el desencanto hacia ese comunismo de Estado en que derivó la extinta Unión Soviética, un sistema político y administrativo que poco tiene que ver con los ideales que pretenden conseguir una sociedad más justa e igualitaria. Unas ideas en las creían los grandes pensadores italianos Antonio Gramsci, Palmiro Togliatti y Enrico Berlinguer, y los comunistas que lucharon contra el franquismo y por traer la democracia a España.

Islas Feroe, la Ítaca del norte de Carles Puigdemont

Carles Puigdemont, durante la gira del mes de octubre. | Foto: Viquipèdia

En su gira de hace unos meses por diferentes países, Carles Puigdemont intervino en una conferencia internacional en las Islas Feroe para hablar de autodeterminación y del ‘procés’ catalán, siendo recibido por varias autoridades feroesas, que le hicieron causa común. Quizá por todo ello, el ‘ex-president’ debió pensar en la existencia de ciertas similitudes entre Catalunya y esa Ítaca del norte, que también visitará la selección española de fútbol a primeros de junio. Este reportaje ha sido publicado inicialmente en el diario digital Catalunya Plural.

Fue en octubre pasado cuando el ‘expresident’ de la Generalitat visitó las Feroe, un archipiélago perdido en el oceáno Atlántico norte, a medio camino entre Noruega e Islandia, que se ha empezado a poner de moda como destino turístico. Se trata de un pequeño paraíso verde formado por 18 islas montañosas, con mucha hierba pero sin un árbol, donde disfrutan tanto los senderistas como los amantes de la naturaleza y de los pájaros marinos. Es un país autónomo dentro del Reino de Dinamarca.

De estas ‘islas de los corderos’ (traducción de su nombre, Føroyar o Færøerne, en danés), donde casi hay más ovejas que personas, poco se sabía hasta hace poco, salvo por las goleadas que suele sufrir su selección de fútbol de tanto en tanto, y eso que ha tenido seleccionadores tan destacables como Allan Simonsen, a finales de los años 90 y, actualmente, Lars Olsen, uno de jugadores que ganó la Eurocopa 92 con Dinamarca.

Føroyar o las islas de los corderos. Aquí, en Klaksvík, segunda ciudad del archipiélago | Foto: Txerra Cirbián

El combinado de Luis Enrique, que vuelve a visitar el archipiélago donde fue autor del primer gol de la Roja en un encuentro celebrado en septiembre de 1996 y en que los españoles les endosaron un 2-6 a los feroeses, tiene una cita el próximo día 7 de junio en partido clasificatorio para la Eurocopa 2020. Un buen momento para viajar a estas islas, que tienen poco más de 50.000 habitantes, de los que casi un 40% reside en el área urbana de la capital, Tórshavn.

Aún bastante virgen para el turismo de masas (como otros países nórdicos, no son nada baratas y usan la corona danesa como moneda), hay muy pocas agencias de viajes especializadas en ellas, como Boreal Travel y Tierras Polares, que acostumbran a incluirlas junto a Islandia, Groenlandia y Noruega, más de moda. Tampoco hay guías específicas en castellano, que las suelen incluir dentro de las dedicadas a los países nórdicos, dentro del apartado danés

Pues bien, este escenario salvaje, lleno de acantilados y donde el viento y la lluvia campan a sus anchas, fue el elegido por Carles Puigdemont para una conferencia, el pasado mes de octubre

Había sido invitado por el Partido Republicano (Tjóðveldi), una formación de izquierdas independentista, tercera fuerza política del país desde las elecciones generales de 2015. Forma parte del Gobierno tripartito de coalición, junto con el Partido Socialdemócrata (mayoritario) y el Partido Progresista.

Eso sí, Puigdemont fue recibido por el viceprimer ministro de las islas, Høgni Hoydal, el titular de Exteriores, Poul Michelsen, y el presidente del Parlamento, Páll á Reynatúgvu. El tuit de Josep Lluís Alay daba fe.

Pero, ¿es comparable la situación feroesa con la de Catalunya? Aparentemente no. El grado de autonomía es enorme, pero también hay una parte de la población que piensa en la idea de ser independientes, de la misma forma que un amplio porcentaje de catalanes. Las Feroe no pertenecen a la Unión Europea por deseo propio: “Decidieron no entrar, al contrario que Dinamarca, en 1973”, recuerdan. No hay que olvidar que su política pesquera, base de su economía, causa polémica debido a las periódicas matanzas de ballenas piloto que pasan por sus aguas. Una tradición que los feroeses se niegan a abandonar.

La población feroesa vive bien dentro de Dinamarca y su autonomía es tan amplia que únicamente tiene unos poco límites: “Según la Ley de Gobierno Local (1948) y la Ley de Transferencia de Competencias (2005), las autoridades de las Feroe tienen las competencias en casi todas las áreas que regulan el día a día de los ciudadanos feroeses y tienen la posibilidad de obtener más competencias progresivamente cuando lo deseen, salvo en áreas como la gestión del Estado, ciudadanía, la Corte Suprema, política exterior, de seguridad, de defensa y monetaria”, explican desde la embajada danesa en Madrid.

Edificio del Gobierno feroés, en la capital, Torshavn. | Foto: Txerra Cirbián

¿Cómo se ve esto desde el archipiélago? Un portavoz del Ejecutivo feroés, que prefiere no ser citado directamente, asegura: “Por mi conocimiento de la situación en Catalunya, no creo que nuestra situación política sea comparable”.

Y se refiere a varios aspectos de la actual Constitución feroesa: “Desde 1948, las Islas Feroe han asumido la responsabilidad legislativa y administrativa de una amplia gama de áreas, incluyendo la conservación y gestión de los recursos marinos, la protección del medio ambiente, los recursos del subsuelo, las relaciones comerciales externas, la política financiera, la regulación empresarial, los impuestos y aduanas, la energía, transportes y comunicaciones, la preparación para emergencias, la seguridad social, la cultura, la educación y la investigación”.

Para el Ejecutivo danés sigue siendo muy importante mantener su unión con las Islas Feroe y Groenlandia. El primer ministro de Dinamarca, Lars Løkke Rasmussen, lo ha dicho repetidas veces: “Nuestro Gobierno promueve una colaboración moderna y constructiva donde se pueda profundizar aún más en temas de interés mutuo, respetando siempre la diversidad en las diferentes partes del reino de Dinamarca.”

El primer ministro de Dinamarca, Lars Løkke Rasmussen.

Eso sí, el Gobierno danés respeta el deseo de ambos de tener sus propias constituciones, pero al mismo tiempo — subrayan las mismas fuentes– estas constituciones (incluido el derecho a una potencial independencia) tienen que “caber dentro del marco del reino y no pueden crear inseguridad sobre el estatus constitucional de las Islas Feroe y Groenlandia” dentro de Dinamarca.

Como se ve, la cuestión de una posible independencia también les preocupa: “Es un tema que se decidiría por los pueblos de las Islas Feroe y Groenlandia. El Ejecutivo danés respetaría tal decisión, pero también la lamentaría. Nuestro Gobierno respeta la visión de tener un estado independiente, pero aunque Dinamarca sea un estado soberano, cada vez es más dependiente del mundo que le rodea y el Gobierno está convencido de que Dinamarca, las Islas Feroe y Groenlandia, también en el futuro, serán mucho más fuertes juntos que cada uno por separado”.

Imagen del puerto de Torshavn, capital de las islas Feroe. | Foto: Txerra Cirbián

Como casi siempre, y en esto Catalunya no es una excepción, las relaciones económicas entre el centro de poder, en Dinamarca, y la periferia, las Islas Feroe y Groenlandia, marcarán las relaciones. Cuanto más dinero fluya desde la metrópoli (las cantidades destinadas parecen haber disminuido) y mejor sea la situación en esos territorios, menos subirán las ansias independentistas de sus ciudadanos.

Lo cierto es que el referéndum constitucional que estaba previsto para el año 2018 y que debía incluir la posibilidad de la autodeterminación de las Islas Feroe está aplazado ‘sine die’. “El Gobierno actual ha estado en el poder durante casi cuatro años y es el mismo Ejecutivo que quiso celebrar el referéndum, pero este se ha ido posponiendo varias veces y se ha retirado de la mesa. Está previsto que haya nuevas elecciones generales en septiembre de este año, como muy tarde”, señalan. Como en el caso catalán y español, los comicios dibujarán el nuevo panorama.

Soñar el mañana

Llega el fin de semana y sueño con un mañana mejor. Sin más, sin hacer de menos a nadie. Un futuro más justo para todos.

Arriba el cap de setmana i somnio amb un demà millor. Sense més, sense fer de menys a ningú. Un futur més just per a tots.

Federarse, ¿con quién?

Leer varios diarios de diferentes opciones ideológicas es un sano ejercicio de información.
De la misma manera, es bueno oír diversas emisoras de radio.
Esta mañana la cadena SER ha hecho público un sondeo de opinión sobre los deseos de independencia de quienes vivimos en Catalunya.

Me ha parecido muy interesante la respuesta de Joan Herrera: representa a mucha gente que sin ser independentista, se siente federalista… Es partidario de que se consulte a la población, de ese derecho a decidir que todo demócrata debería defender.
Es simplemente eso: preguntar al pueblo qué quiere hacer con su futuro.
Ahora bien, qué difícil lo tienen los federalistas: no parecer haber nadie en el otro lado del Ebro que quiera federarse, salvo, Izquierda Unida.
Pero, como decía esta mañana Pepa Bueno en su editorial, «No vale mirar para otro lado».
Hay que mirar la realidad y afrontarla con valentía.

Llegir diversos diaris de diferents opcions ideològiques és un sa exercici d’informació.
De la mateixa manera, és bo sentir diverses emissores de ràdio.
Aquest matí la cadena SER ha fet públic un  sondeig d’opinió sobre els desitjos d’independència dels que vivim a Catalunya.

M’ha semblat molt interessant la resposta de Joan Herrera: representa molta gent que sense ser independentista, se sent federalista… És partidari de que es consulti la població, d’aquest dret a decidir que tot demòcrata hauria de defensar.
És simplement això: preguntar al poble què vol fer amb el seu futur.

Ara bé, què difícil ho tenen els federalistes: no sembla que hi hagi ningú a l’altra banda de l’Ebre que vulgui federar-se, llevat d’Izquierda Unida.
Però, com deia aquest matí Pepa Bueno en el seu editorial, «No vale mirar para otro lado».
Cal mirar la realitat i afrontar-la amb valentia.

El peligro de estas elecciones

Me apasiona la política y tuiteo a menudo sobre la actualidad, aunque no me dedico a esta parcela informativa. Supongo que tendría que hacer un esfuerzo añadido y meterme mi opinión en el bolsillo si me dedicara a ella.
Pero desde hace años trabajo en las áreas de cultura, espectáculos y televisión, en teoría menos serias que las grandes áreas del periodismo (internacional, política, economía) y menos popular que los deportes, por supuesto.
Digo en teoría, porque para mí es necesario informar con total rigurosidad y aplicar el mismo nivel de calidad sobre la última historieta de Francisco Ibáñez que si  hablara de la prima de riesgo. O sobre la muerte de Miliki, noticia de hoy mismo.
Esta última me hace llorar y con el último tebeo de Mortadelo me parto de risa. A la mayoría de la población le pasa igual, qué se le va a hacer.
Os decía que tuiteo bastante y escribo menos en este espacio. Anoche, durante el debate entre los siete cabeza de lista de los diferentes partidos catalanes, hubo más de 20.000 tuits. Unos 10 fueron míos y retuiteé unos 20 más. Como han reconocido otros muchos colegas, Twitter casi ha matado a los blogs; o al menos los ha herido. No tengo tanto tiempo como antes para escribir un artículo con cara y ojos. En cambio, lanzar a ese patio de vecinos mundial que es Twitter una frase ajustada y que te aplaudan con varios retuiteos e incremento de seguidores hace aumentar la autoestima de forma más inmediata que con las entradas de lectores en el blog.
Todo este rollo viene a cuento de mi posicionamiento ante las próximas elecciones autonómicas: no pienso votar al Partido Popular ni a Convergència i Unió. Ni el PP es España ni CiU es Catalunya. Como decía no hace mucho Willy Toledo, actor odiado por todos los sectores de la derecha española y más allá: la cuestión es votar contra quienes  me pisan el cuello aquí o en Madrid.
Por eso quiero advertir del peligro de esa increíble polarización de la intención de voto que está apereciendo en Catalunya y que puede dar lugar a un efecto perverso: Artur Mas podría aglutinar los votos de muchos ciudadanos que le ven como salvaguarda de un futuro soberanista mientras que Alicia Sánchez Camacho y el PP catalán atraerían las miradas de quienes quieren seguir unidos a España. O sea, que la mayoría de los catalanes estarían votando por partidos de derecha, pensando más en las banderas que en la justicia social.
Y aquí es donde entran en juego los muchos, muchísmos votantes hartos de la situación actual e indecisos sobre su poder real en las urnas.
No dejemos que nos manejen. No nos quedemos en casa. Hay muchas cosas que podemos cambiar y nuestro voto puede ayudar.

M’apassiona la política i piulo sovint sobre l’actualitat, tot i que no em dedico a aquesta parcel·la informativa. Suposo que hauria de fer un esforç afegit i ficar-me la meva opinió a la butxaca si em dediqués a ella.

Però des de fa anys treball en les àrees de cultura, espectacles i televisió, en teoria menys serioses que les grans àrees del periodisme (internacional, política, economia) i menys popular que els esports, és clar.

Dic en teoria, perquè per a mi és necessari informar amb total rigor i aplicar el mateix nivell de qualitat sobre l’última historieta de Francisco Ibáñez que si parlés de la prima de risc. O sobre la mort d’en Miliki, notícia d’avui mateix.

Aquesta última em fa plorar i amb l’últim còmic de Mortadelo em faig un fart de riure. A la majoria de la població li passa igual, què hi farem.

Us deia que piulo bastant i escric menys en aquest espai. Ahir a la nit, durant el debat entre els set cap de llista dels diferents partits catalans, va haver-hi més de 20.000 piulades. Unes 10 van ser meves i vaig repiular unes 20 més. Com han reconegut molts col·legues, Twitter gairebé ha matat els blocs, o si més no els ha ferit. No tinc tant de temps com abans per escriure un article amb cara i ulls. En canvi, llançar a aquest pati de veïns mundial que és Twitter una frase ajustada i que t’aplaudeixin amb diversos retuiteos i increment de seguidors fa augmentar l’autoestima de manera més immediata que amb les entrades de lectors al bloc.

Tot aquest rotllo ve sobre el meu posicionament davant les properes eleccions autonòmiques: no penso votar el Partit Popular ni Convergència i Unió. Ni el PP és Espanya ni CiU és Catalunya. Com deia no fa gaire Willy Toledo, actor odiat per tots els sectors de la dreta espanyola i més enllà: la qüestió és votar contra els que em trepitgen el coll aquí o a Madrid.

Per això vull advertir del perill d’aquesta increïble polarització de la intenció de vot que està apereciendo a Catalunya i que pot donar lloc a un efecte pervers: Artur Mas podria aglutinar els vots de molts ciutadans que el veuen com a salvaguarda d’un futur sobiranista mentre que Alicia Sánchez Camacho i el PP català atraurien les mirades dels que volen seguir units a Espanya. És a dir, que la majoria dels catalans estarien votant per partits de dreta, pensant més en les banderes que en la justícia social.

I aquí és on entren en joc els molts, muchísmos votants farts de la situació actual i indecisos sobre el seu poder real a les urnes.

No deixem que ens manipulin. No ens quedem a casa. Hi ha moltes coses que podem canviar i el nostre vot pot ajudar-hi.

Vídeos electorales

Cada partido graba con mayor o menor acierto el mensaje que cree sirve más a sus intereses electorales.
El último que he visto y me ha parecido muy interesante (atención, que esto no significa que yo vaya a votar esta opción política) es el de las CUP, las candidaturas de unidad popular. Son cuatro minutos que no se verán en las teles, porque con la ley en la mano, no tienen cabida. El efecto viral de internet puede ayudarles. En alguna de sus versiones he visto más de 100.000 visualizaciones.
En que os dejo aquí, visto en Youtube, tiene incluso traducción al castellano.
Otros partidos lanzan su cuña de la forma que creen que mejor va a calar en los segundos que les dejan en la tele. Esa tele que cada vez ven menos jóvenes.

Cada partit grava amb més o menys encert el missatge que creu serveix més als seus interessos electorals.
L’últim que he vist i m’ha semblat molt interessant (atenció, que això no vol dir que vagi a votar aquesta opció política) és el de les CUP, les candidatures d’unitat popular. Són quatre minuts que no es veuran en les televisions, perquè amb la llei a la mà, no tenen cabuda. L’efecte viral d’internet pot ajudar. En alguna de les seves versions he vist més de 100.000 visualitzacions.
En què us deixo aquí, vist a Youtube, té fins i tot traducció al castellà.
Altres partits llancen el seu falca de la manera que creuen que millor va a calar en els segons que els deixen a la tele. Aquesta tele que cada vegada veuen menys joves.

Fènix 11*23

Ahora que ya se han publicado buena parte de las críticas, puedo decir sin asomo de vergüenza que me gustó Fènix 11*23, la película basada en el caso de Èric Bertran.
Lo que cuenta la película es real y pasó hace sólo ocho años: un adolescente de Lloret de Mar fue acusado de terrorismo en el 2004, por haber enviado un correo electrónico en el que pedía a una empresa de supermercados que etiquetara su productos en catalán.
El propio Bertran, actualmente un joven de 22 años, narró su peripecia, así como otro libro sobre el instituto en el que estudiaba entonces. También se estrenó una obra de teatro basada en el caso y se rodó un documental sobre el tema.
Con respecto a esta última película, Fènix 11*23, mi compañero Quim Casas, en su crítica para El Periódico, escribe lo siguiente:

«Como ocurre en la reciente Lo imposible, Fènix 11*23 es una película basada en hechos reales que ha sido sometida a un proceso de depuración desde el guion para que, pese a tratarse de una historia verdadera, resulte creíble en la ficción representada en una pantalla. Los hechos relatados fueron aún más fuertes de lo mostrado por Joel Joan y Sergi Lara en el filme, y la poda de intensidad era necesaria para que el resultado no cayera en cierto tono panfletario. La historia flirtea así entre lo verósimil y lo inverósimil, ahí radica su fuerza teniendo en cuenta que parte de una salvajada legal que enjuició a un adolescente catalán por supuesta conducta terrorista».

A todo ello se pueden añadir varios elementos.
Los actores: Rosa Gamiz y Àlex Casanovas, como padres, están sensacionales; y Ana Wagener, como fiscal marcada por el anticatalanismo, y Roberto Alámo, como guardia civil, estupendos; me gusta menos Nil Cardoner, el niño en coma de los Pulseras rojas, con menos ironía que el propio Bertran.
La dirección: Joel Joan y Sergi Lara han hecho un buen trabajo como realizadores, uno en la parteartística y el otro, en la técnica. Cinematográficamente, a mi parecer, le sobra una escena al filme, cosecha propia de Joan: la de la madre de Núria Cadenas, que no era necesaria, aunque sirva para añadir más leña ideológica a la denuncia de una (o varias) injusticia (s).
El conjunto es emotivo, sin pasarse, entretenido y muy recomendable, y aspira a ser «un filme como En el nombre del padre, de Jim Sheridan» (en palabras del propio Joan).
Ignoro si podrá estrenarse con normalidad en el resto de España, pero el lector comprometido con la lucha contra las injusticias no lamentará ir a verla.

Ara que ja s’han publicat bona part de les crítiques, puc dir sense mena de vergonya que em va agradar Fènix 11*23, la pel·lícula basada en el cas d’Èric Bertran.
El que compta la pel·lícula és real i va passar fa només vuit anys: un adolescent de Lloret de Mar va ser acusat de terrorisme el 2004, per haver enviat un correu electrònic en què demanava a una empresa de supermercats que etiquetarà seva productes en català.
El mateix Bertran, actualment un jove de 22 anys, va narrar la seva peripècia, així com un altre llibre sobre l’institut on estudiava llavors. També es va estrenar una versió teatral en el cas i es va rodar un documental sobre el tema.
Respecte a aquesta última pel·lícula, Fènix 11*23, el meu company Quim Casas, en la seva crítica per a El Periódico, ha escrit el següent:

«Com passa en la recent L’impossible, Fènix 11*23 és una pel·lícula basada en fets reals que ha estat sotmesa a un procés de depuració des del guió perquè, tot i tractar-se d’una història veritable, resulti creïble en la ficció representada en una pantalla. Els fets relatats van ser encara més forts del mostrat per Joel Joan i Sergi Lara al film, i la poda d’intensitat era necessària perquè el resultat no caigués en cert to pamfletari. La història flirteja així entre el versemblant i el inversemblant, aquí radica la seva força tenint en compte que parteix d’una salvatjada legal que va enjudiciar a un adolescent català per suposada conducta terrorista «.

A tot això es poden afegir-hi diversos elements.
Els actors: Rosa Gamiz i Àlex Casanovas, com a pares, estan sensacionals, i Ana Wagener, com fiscal marcada per l’anticatalanisme, i Roberto Álamo, com a guàrdia civil, fantàstics; m’agrada menys Nil Cardoner, el nen en coma dels Polseres vermelles , amb menys ironia que el propi Bertran.
La direcció: Joel Joan i Sergi Lara han fet una bona feina com realitzadors, un a la parteartística i l’altre, en la tècnica. Cinematogràficament, al meu parer, li sobra una escena al film, collita pròpia de Joan: la de la mare de Núria Cadenas, que no era necessària, encara que serveixi per afegir més llenya ideològica a la denúncia d’una o diverses injustícies.
El conjunt és emotiu, sense passar-se, entretingut i molt recomanable, i aspira a ser «un film com En el nombre del padre, de Jim Sheridan» (en paraules del propi Joan).
Ignoro si podrà estrenar-se amb normalitat a la resta d’Espanya, però el lector compromès amb la lluita contra les injustícies no lamentarà anar a veure-la.

La precampaña

Sirvan estas dos imágenes como recordatorio de que aún estamos en precampaña para las elecciones autonómicas catalanas.
¡Ay, cuando empiece la campaña!
La primera la he visto en el blog La lamentable, donde escriben algunos magníficos periodistas (más o menos) prejubilados. La segunda, en el sitio web de Iniciativa.

Serveixin aquestes dues imatges per a recordar que encara estem en precampanya per les eleccions autonòmiques catalanes.
Ai, quan comenci la campanya!
La primera l’he vist al bloc La lamentable, on escriuen alguns magnífics periodistes (més o menys) prejubilats. La segona al lloc web de Iniciativa .

Un libro de Xavier Vinader

Este miércoles, día, 3, se presenta un libro de un periodista de raza y que aún da guerra a los 65 años: Xavier Vinader.
El boletín del Colegio de Periodistas de Catalunya lo presenta así:

«Xavier Vinader presenta el próximo 3 de octubre su último libro «Cuando los obreros eran los dueños, una semana de huelga general política en Sabadell en febrero de 1976». Vinader, entonces un joven periodista, recogió en un libro todos los hechos que sucedieron aquellos días, las manifestaciones, las asambleas y las negociaciones ante las autoridades municipales, la policía y el gobernador civil. Aquel original, sin embargo, nunca se editó y quedó custodiado en el Archivo Histórico de Sabadell. Ahora, ha sido publicado íntegramente con nuevas fechas y datos: fotografías, recortes de prensa legal y clandestina, los mapas del conflicto, los «partes» de la Policía Municipal, las biografías de los miembros del consistorio franquista, las biografías de los dirigentes de la huelga , y una cronología de los principales acontecimientos.»

No os lo perdáis.

Aquest dimecres, dia, 3, es presenta un llibre d’un periodista de raça i que encara dóna guerra als 65 anys: Xavier Vinader.
El butlletí del Col·legi de Periodistes de Catalunya el presenta així:

«Xavier Vinader presenta el pròxim 3 d’octubre el seu darrer llibre «Quan els obrers eren els amos, una setmana de vaga general política a Sabadell el febrer de 1976″. Vinader, aleshores un jove periodista, va recollir en un llibre tots els fets que van succeir aquells dies, les manifestacions, les assemblees i les negociacions davant de les autoritats municipals, la policia i el governador civil. Aquell original, però, mai no es va editar i va quedar custodiat a l’Arxiu Històric de Sabadell. Ara, ha estat publicat íntegrament amb noves dates i dades: fotografies, reculls de premsa legal i clandestina, els mapes del conflicte, els “partes” de la Policia Municipal, les biografies dels membres del consistori franquista, les biografies dels dirigents de la vaga, i una cronologia dels principals esdeveniments.»

No us ho perdeu.

Vecinos, no súbditos

En efecto. «Escucha, España». Los catalanes están (estamos, me añado como vasco adoptado) hartos. Pero no sólo de una España que no escucha, sino que ignora y menosprecia. Y de un Gobierno del PP que hace oídos sordos.
Quizá es momento de proponer una separación pacífica y tranquila e iniciar otro camino como vecinos, no como súbditos.

En efecte. «Escolta, Espanya». Els catalans estan (estem, i m’afegeixo com basc adoptat) farts. Però no només d’una Espanya que no escolta, sinó que ignora i menysprea. I d’un Govern del PP que no fa cas.
Potser és moment de proposar una separació pacífica i tranquil·la i iniciar un altre camí com veïns, no com a súbdits.

« Entradas anteriores

© 2022 Txerrad@s

Tema por Anders NorenArriba ↑

WordPress Cookie Plugin by Real Cookie Banner