Puedes compartir esta entrada en:

El amigo José López Pérez celebra estos días los ocho años de Nosolocine.net, un espacio que va mucho más allá del blog personal para ser una web en la que JLP ha dado cabida a un amplio equipo que le arropa. De su enorme capacidad de seducción dan fe un puñado de profesionales que colaboran con él cuando buenamente pueden, como Miguel Fernando Ruiz de Villalobos, Oti Rodríguez Marchante, Jordi Izquierdo y Natxo Torres Zenarrutzabeitia, entre otros muchos.

JLP ha tenido el generoso gesto de invitarme a sumarme a esta lista de maestros de la crónica y la crítica de cine, en una sección que aúna dos de mis placeres: los viajes y el cine.

Y para empezar, nada mejor que un monumento que visité este verano, de camino hacia el Pirineo de Huesca. Un edificio histórico que ha sido escenario de varias películas y alguna que otra serie de televisión: el Castillo de Loarre.

Situado a unos 300 kilómetros de Barcelona y a sólo 36 de la capital oscense, el Castillo de Loarre es la fortaleza románica mejor conservada de Europa. Construida en el siglo XI por orden del rey Sancho III, sobre un promontorio rocoso que dominaba la llanura de la llamada Hoya de Huesca, ocupada entonces por los árabes, la pronta retirada de los musulmanes de la zona hizo que no sufriera daños estructurales. La capilla, la Torre de la Reina, el patio de armas y la Torre del Homenaje se mantienen perfectamente en pie.

Abandonada su faceta militar, el castillo incorporó a finales del siglo XI una ampliación monástica, en la que destaca la iglesia de San Pedro. El recinto amurallado data del siglo XIII y consta de varios torreones semicirculares y uno cuadrado, cercano a la imponente puerta de entrada.

Una escena de ‘El reino de los cielos’.

El hecho de que la edificación se mantenga casi como era en sus orígenes fue la razón principal que llevó a Ridley Scott a escogerlo como escenario de su película a ‘El reino de los cielos‘ (2005), protagonizada por Orlando Bloom, Eva Green, Liam Neeson y Jeremy Irons, entre otros. El filme narra la peripecia de un joven herrero que se suma a las Cruzadas del siglo XII. Muchos vecinos del pueblo de Loarre participaron en la producción como figurantes.

Pero mucho antes, ya en el año 1982, Antonio José Betancor también rodó algunas escenas de su película ‘Crónica del alba: Valentina‘, basada en la novela de Ramón José Sender y protagonizada por un jovencísimo Jorge Sanz. Narra el primer amor de un niño de 10 años por una niña de su edad (Paloma Gómez), ante los ojos comprensivos del cura del pueblo (el gran Anthony Quinn).

En 1993, TV-3 y la productora Ovideo aprovecharon también la majestuosidad del lugar para grabar varias escenas de la miniserie histórica ‘Arnau‘. En tres episodios de hora y media, la producción, dirigida por Lluís Maria Güell y con premiado guión de Doc Comparato y Xesc Barceló, puso en imágenes la leyenda catalana del Conde Arnau con un reparto de altura, encabezado por Pere Arquillué, Silvia Munt y Carme Elias, y con Fernando Rey, Imanol AriasAriadna Gil también en el elenco.

De la misma forma, en el 2006, un año después de que Scott y su equipo estuvieran en Loarre, la guionista y directora española Inés París filmó parte de su película ‘Miguel y William‘, con Juan Luis Galiardo, Will Kemp y Elena Anaya al frente del reparto. Esta última es la fascinante mujer que une en la ficción los talentos de Cervantes y Shakespeare en la escritura de una improbable obra teatral común. En esta ocasión también actuaron como extras medio centenar de vecinos de la localidad.

Ese excelente estado de conservación hace que recorrer el castillo sea toda una experiencia para los amantes del medievo. Las murallas, la cripta de santa Quiteria y la iglesia del castillo, con su bonita cúpula, son algunas de las partes excepcionales. Es muy recomendable efectuar la visita con los guías del monumento.

El horario actual es de 10.00 a 19.00 horas y la entrada cuesta 5,50 euros (niños pequeños, gratis) y 7 euros si se opta por la visita guiada. Podéis ver esta información en la web del monumento.