El blog del periodista Txerra Cirbián, desde 2005

Categoría: Música (Página 1 de 3)

Una entrevista con Serrat, hace 40 años

Hace ya unos días, cuando Joan Manuel Serrat (1943) anunció que este año 2022 se retiraría de los escenarios, decidí buscar una vieja entrevista que le hice cuando yo empezaba en esto del periodismo. Y al saber que hoy había recibido de manos del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio, «por su brillante carrera y su contribución a la cultura y el arte españoles», he recuperado la revista, la he escaneado y aquí os la comparto.

Seguir leyendo

Fotógrafo y rockero ‘on the road’

Hace casi 40 años que Ferran Sendra (Barcelona, 1958) retrata a estrellas del rock en concierto. Ahora ha querido publicar un libro de fotografías, titulado ‘Rocks on the Road’, donde nos descubre pueblos, detalles y paisajes de Estados Unidos y el Reino Unido que han inspirado grandes canciones de ese estilo de música y portadas icónicas de discos de Pink Floyd, Eagles, Led Zeppelin, Deep Purple o Guns N’Roses.

En el libro podemos ver lugares como la Promised Land, el Cadillac Ranch y las Badlans de Bruce Springsteen; el Misisipí de Johnny Winter; el Memphis de B.B. King; el Nashville de Johnny Cash; la Nueva York de Bob Dylan; la California de los Eagles; los desiertos de Mojave y Death Valley de los U2; las carreteras de Texas de los ZZ Top; callejones que inspiraron a los Clash, a David Bowie y a Lou Reed, y hasta la prisión de Illinois de los Blues Brothers.

Además del vídeo que resume el espíritu del libro, Ferran nos ha respondido a algunas preguntas sobre su triple afición (fotografía, rock y viajes) para los amigos de Nosolocine.net (donde se ha publicado originalmente este texto) y nos muestra algunas de las imágenes que ilustran su libro.

– ¿Cuándo empezaste a hacer fotos de conciertos y por qué?
– Hace tanto que no recuerdo si primero fue hacer fotos y luego ir a conciertos, o al revés. Todo comenzó hacia 1976. Entré en el diario ‘Avui‘ con 17 años. Primero estuve en teletipos y luego en compaginación. Aún no había fotógrafos ni sección de Fotografía, pero con Jordi Garcia-Soler [fallecido el pasado 31 de mayo] empecé a ir y publicar fotos de los conciertos de la época. Básicamente cubríamos los de la Nova Cançó, pero pronto vi que los conciertos de rock internacional que llevaba Gay & Company eran los que a mí me interesaban, porque era el tipo de música que yo escuchaba. Aquellas primeras actuaciones de Lou Reed, Iggy Pop y Eric Clapton, entre otros, aún las recuerdo.

– ¿De qué fotos de músicos estás más contento?
– Es difícil elegir fotos, porque de las que estoy más contento no son las mejores. Las fotos que hice del primer concierto de Lou Reed en el Palacio de Deportes de Barcelona no valen nada, pero con tener una foto de esa noche ya tengo suficiente. Las fotos de los grandes del rock ya desaparecidos les tengo un cariño especial, como las de Frank Zappa, Rory Gallagher, Jerry Garcia, Bo Diddley, Pete Seeger… La lista es larga.

– ¿Cómo se te ocurrió la idea de viajar a los lugares del rock?
– Todo viene de un primer viaje a Londres en 1980. Al ver la Battersea Station de la portada de ‘Animals‘, de los Pink Floyd. Hice aquella foto y empecé a buscar lugares y paisajes relacionados con los artistas y bandas que me gustan. Pero no me he limitado a las portadas. De los videoclips, documentales o biografías sacas mucha información. En el libro hay cosas tan diferentes como la portada ‘Hotel California‘ de los Eagles en Los Ángeles; la estatua de Willie Nelson en Austin (Texas); las ‘Badlands‘ de Bruce Springsteen en Dakota; la tumba de Jim Morrison en París y las casas de los cuatro Beatles en Liverpool. De hecho no es un libro de portadas de discos (aunque hay más de 50), ni de fotos de conciertos. Las fotos de conciertos son la base que hace que todo tenga sentido, pero no son lo más importante.

– ¿Cómo planificastes esos viajes?
– Tengo una libreta donde me he ido apuntando todas las localizaciones que he encontrado. En cuanto tengo unas cuantas, de Chicago, por ejemplo, voy y trato de hacerlas. A veces, con un solo viaje no lo encuentras todo. Nueva York es un caso aparte, no te lo acabas nunca. Esto lo he hecho muy poco a poco. Prácticamente todas las localizaciones son de Inglaterra y Estados Unidos.

– ¿Qué imágenes destacarías?
– Me gustan las que pueden pertenecer a más de un disco o una canción, esas que no tienen una referencia concreta y clara, que se pueden asociar a muchas canciones: imágenes del Misisipí, de Tennessee, los paisajes inhóspitos de la Gran América, aquellas carreteras interminables, desiertos, coches, trenes…

– Para acabar, veo que tienes grandes colaboraciones en los textos…
– Era importante que los textos reflejaran el espíritu que yo quería dar a todo, y necesitaba gente que entendiera el proyecto desde el primer momento, amigos con los que he trabajado y pasado muchas horas. Manel Fuentes, David Castillo, Jordi Vidal y Jordi Bianciotto me conocen bien, han captado lo que quería enseñar y lo han clavado. Sus introducciones ayudan mucho a entender lo que yo he querido contar con imágenes.

Marianne Sägebrecht, Percy Adlon y los 35 años de ‘Sugarbaby’

El otro día, revolviendo y tirando buena parte de antiguo material de prensa que tenía arrinconado en la casa del pueblo descubrí el referido a ‘Sugarbaby’ (1985), la película que reunió por primera vez al director alemán Percy Adlon y a la simpática y rellenita actriz Marianne Sägebrecht, que cumplió 75 años en agosto. La película, un curioso cuento de hadas romántico moderno, se estrenó en nuestro país hace ahora 35 años.

Nacida en Starnberg (Alemania), ella provenía del mundo del cabaret y del café-teatro, mientras que Adlon (Múnich, 85 años) era coetáneo de directores alemanes tan famosos como Herzog, Fassbinder y Wenders, pero nunca se alineó con ninguno de ellos. Procedente de una familia de hoteleros, no había asistido a ninguna escuela de cine, sino que empezó como actor y luego fue realizador de numerosos documentales para la tele.

En los años 70 conoció a una joven productora que sería su esposa, Eleonore (79 años) y con la que fundó en 1978 una compañía con la que realizaría varios telefilmes y su primer largo de ficción, Céleste (1981), sobre una sirvienta de Marcel Proust que se vería en el Festival de Cannes.

Pero, de hecho, fue la feliz confluencia de Adlon y Sägebrecht la que daría lugar a una exitosa y fugaz trilogía que lanzó a la escena internacional a ambos. El director explicó en su día que ‘Sugarbaby’ nació de dos imágenes relacionadas con su actriz: un día la vio flotando en una piscina con su enorme humanidad, y decidió que sería la apertura del filme; y una noche la vio bailando animadamente un rock en una discoteca, y convirtió la escena en el colofón de la historia.

Entre medio, una simpática trama: la oronda empleada de una funeraria se enamora de un guapo maquinista del metro, interpretado por Eisi Gulp (Múnich, 64 años), un actor callejero, bailarín y artista de circo. Ambos eran debutantes en el mundo del cine. Aprovechándose de que la rubia, elegante y flaca esposa del hombre se ha de ausentar unos días, la sensual y sexi Marianne planea una seducción en toda regla y logra llevarse al chico a la cama.

La comedia se llevó la Espiga de Plata del Festival de Valladolid de 1985 y se estrenó en el Cine Casablanca de Barcelona de la mano del Círculo A, empresa especializada exhibir películas en versión original, subtituladas, y que tenía como programadores a Jaume Figueras y Àlex Gorina, dos grandes de la crónica y la crítica cinematográfica.

Desconozco si se puede ver en alguna plataforma de pago, actualmente. Existe una versión subida a Youtube con subtítulos en portugués y un par de tráilers en alemán.

Pero lo bueno de ‘Sugarbaby’ fue que propició la siguiente película del tándem Adlon-Sägebrecht, un par de años más tarde: ‘Out of Rosenheim’ (1987) que fue afortunadamente rebautizada como ‘Bagdad Café‘, que sería todo un éxito internacional, en parte gracias a la pegadiza canción ‘Calling You‘, interpretada por Jevetta Steele. Los lectores pueden ver la película en Filmin.

La historia, coescrita por Adlon y su esposa Eleonore, narra la odisea de Jasmin (Sägebrecht), una infeliz y gruesa señora alemana, cuyo indeseable marido deja tirada junto a un motel y gasolinera situados en un paraje desértico del medio oeste de EEUU. Para poder pagarse la estancia, Jasmin se ofrece a trabajar para Brenda (CCH Pounder), la malhumorada dueña del lugar, a la que poco a poco se irá ganando con su afabilidad. Al mismo tiempo, descubre el amor en Rudi, un maduro artista alojado en el motel, interpretado genialmente por el gran Jack Palance, en un papel romántico nada habitual en este actor.

El Círculo A de Figueras y Gorina logró que la película se estrenara en el Cine Casablanca, de nuevo en VOSE, con presencia de la actriz protagonista. El éxito fue tal, que la comedia se mantuvo en cartel año y medio. De rebote, el corto que se exhibía antes, ‘Quizá no sea demasiado tarde’, dirigido por quien firma estas líneas, logró la lotería de mantenerse ese mismo periodo de tiempo, siendo el cortometraje más visto en la historia de las salas de cine catalanas.

Posteriormente, ‘Bagdad Café’ se convirtió en 1990 en una serie de televisión interpretada por Whoopi Goldberg y Jean Stapleton, y dirigida inicialmente por el efectivo Paul Bogart. Pero no tuvo tanta suerte, pese a sus estrellas. Les falló el guión y la gracia del filme original.

Pero como no hay dos sin tres, Adlon volvió a contar con Sägebrecht para ‘Rosalie va de compras’ (1988), una crítica a la fiebre del consumo desaforado en forma de sátira, que resultó fallida. Ambientada en un pueblecito de Arkansas, la actriz interpreta a una alemana casada con un americano (Brad Davis), madre de familia numerosa y empeñada en vivir un tren de vida y de compras que durarán hasta que su tarjeta de crédito tenga fondos.

Fue la última vez que colaboraron actriz y director, que luego se distanciaron. Ella empezó a aparecer como secundaria en algunas películas de Hollywood, como ‘Presidente por accidente’ (1988), de Paul Mazursky, y ‘La guerra de los Rose’ (1989), de Danny DeVito, pero no quiso quedarse en EEUU. Prefirió volver a Europa para rodar ‘Marta y yo’ (1991), de Jirí Weiss, e incluso la patata frita de ‘La vida láctea’ (1992), a las órdenes de Juan Estelrich Jr., un horror pese a contar con intérpretes como Mickey Rooney, Emma Suárez, Jack Taylor y Feodor Atkine.

Desde entonces, Marianne ya no abandonaría el continente europeo e intervendría en filmes tan dispares como ‘El ogro’ (1996), de Volker Schlöndorff; ‘Corazones enfrentados’ (1998), de Jeroen Krabbé; ‘Astérix y Obélix contra César (1999), de Claude Zidi, seguida de varias series, miniseries y filmes para televisión como ‘Lilalu im Schepperland’ y las películas infantiles ‘Pettersson y Findus’, donde es la vecina del primer protagonista. También ha sido la decidida cocinera de la saga ‘Marga Engel’ y una secundaria habitual de la policiaca ‘SOKO München’. La actriz no ha parado de trabajar, ha recibido diversos premios en su país natal, pero no ha vuelto a tener el protagonismo ni el éxito de ‘Bagdad Café’.

A su director le pasó tres cuartos de lo mismo. Percy Adlon optó por la senda del cine independiente y los documentales. Tras el relativo fracaso de ‘Rosalie va de compras’ filmó ‘Salmonberries’ (1991), una curiosa historia de amor protagonizda por K.D. Lang. La trama, centrada en la peripecia de una joven esquimal, huérfana y andrógina que trabaja como minero en Alaska, fue coescrita por Adlon y su hijo Felix. La cantante canadiense le pidió a Adlon que le escribiera un guión a su medida, después de que el realizador la dirigiera en el videoclip de ‘So in love’.

Posteriormente, ‘Younger and Younger’ (1993), ‘Hawaiian Gardens’ (2001) y ‘Mahler auf der Couch’ (2010), han sido sus posteriores filmes de ficción más notables. La tercera, codirigida con su hijo Felix, ha sido su último trabajo. Desde hace años vive retirado con su esposa en California.

En cuanto a Felix Adlon, este es más conocido por ser el exmarido de Pamela Adlon, la cómica que ha escrito e interpreta la serie ‘Better Things’, donde encarna a una mujer madura y divorciada que vive entregada a la educación de sus tres hijas mientras intenta seguir adelante con su carrera de actriz. Vamos, como la vida misma.

Arena de playa bajo los adoquines

Este pasado fin de semana viajábamos en coche hacia el Pirineo de Lleida.
Era un trayecto largo y, tras buscar en la guantera, encontramos un disco de Ismael Serrano, un cantante de esos que heredó lo bueno de los mejores cantautores españoles y cubanos.
Cuando sonó esta canción, pensé primero en mis padres, pero luego corregí mi pensamiento hacia mi generación, esta a la que ahora ya nos llaman «papás» y «abuelos», los que contamos, una y otra vez, batallitas de luchas y sueños a nuestros hijos y nietos.
Yo soy de los que sigo creyendo que hay arena de playa bajo los adoquines…

Halldor Mar, en el parque

Las casualidades existen y a veces hacen que descubramos algo que conocíamos, que nos sonaba, pero que en realidad ignorábamos.
El azar ha combinado sus infinitas posibilidades en variadas formas: mis compañeras de trabajo hablando de música y del minuto a minuto de Eurovisión, en particular; un amigo que acudió anoche a ver a Bruce Springsteen en directo para celebrar el 35º aniversario de la aparición de ‘The River’ y homenajear a su hermano Jean Pierre, un amigo ya fallecido; unos familiares que te anuncian una actuación musical gratuita en un parque cercano y la propia curiosidad, esa innata tendencia que tenemos los periodistas por conocer lo que pasa alrededor y el deseo de comunicarlo.
Esas cuatro cosas, musicales todas ellas, combinadas, han hecho que me acercara con mi esposa y mi suegra a ver quién era el cantante. «Sí, ese que hace versiones», me han dicho mis familiares.

¿Versiones? En efecto, un chico alto, rubio, cabellos largos y barba, de claro aspecto nórdico, estaba ya cantando. Canciones superconocidas, la mayor parte catalanas y de la Nova Cançó, pero interpretadas en inglés. Asi, ‘Small country’ era el ‘Pais petit’, de Lluís Llach, y ‘With no voice’ era ‘Amb la boca tancada’, de Ramon Muntaner…
Había sillas vacías, sobre todo las que estaban al sol, porque el calorcillo apretaba a mediodía. Y el chico, luego identificado como Halldor Mar, bromeaba con su piel y el hecho de tener una sombrilla encima para lograr no parecerse a una gamba.

Ya sentados, ‘Qualsevol nit pot sortir el sol’, de Jaume Sisa, sonaba ‘The sun could rise tonight’.
Y de repente, una referencia a una pieza propia: ‘Stranger in my own town‘ (‘Extranjero en mi propia ciudad’), la canción que -decía desde el escenario- ha compuesto para la banda sonora del programa ‘El foraster‘, de TV-3.
¿Cómo? No puede ser que allí delante, en el parque de Joan Miró, esté el autor de la preciosa sintonía del programa de Quim Masferrer.

Y sí que lo es. Empiezan a sonar las notas y la primera estrofa, y cojo el teléfono y empiezo a grabar un trocito para que podáis creerme.
Y sigue el recital y quienes estamos allí aplaudimos a rabiar, para que añada alguna canción más antes de despedirse.
No es el mejor lugar, y el mismo lo sabe, que cita la noche en varias ocasiones, pero hay que aplaudir a los programadores, Camí Amic, un regalo como este, en medio de un puente, con Barcelona medio desierta, salvo a los miles de culés que esperaban a la rúa que por la tarde llenará el Paral·lel para ver al Barça, ya campeón de Liga.

Al final de la actuación, nos hemos acercado a comprarle un disco. ¡Qué menos!
Podéis descubrir más cosas de Halldor Mar en su Facebook, su Twitter y en esta noticia que Marta Cervera publicó de él en El Periódico, y que incluye también un acústico.

Una mañana de primavera

Es viernes, un buen día para disfrutar de este encantador vídeo, que me ha hecho llegar mi amigo Albert. Se titula Her morning elegance, un video creado en el 2009, mediante la técnica de foto a foto, por el cantante, compositor, guionista y director de teatro Oren Lavie.

És divendres, un bon dia per gaudir d’aquest encantador vídeo, que m’ha fet arribar el meu amic Albert. Es titula Her morning elegance, un vídeo creat el 2009, mitjançant la tècnica de foto a foto, pel cantant, compositor, guionista i director de teatre Oren Lavie.

Tiempo en los bolsillos

Hace tiempo que sigo a Dani Cruz, un tipo que lleva la música y las ganas de cantar en las venas.
Este vídeo corresponde a Bolsillos llenos de tiempo, primer sencillo de su nuevo disco Movimiento.
Creo que nos servirá para alegrar este lunes gris, que en Catalunya es poselectoral.
O sea, que hay que volver a arremangarse y trabajar los que tienen trabajo e intentar encontrar curro los que no lo tienen, que la cosa está muy chunga.

Fa temps que segueixo a Dani Cruz, un jove cantant que porta la música i les ganes de cantar en les venes.
Aquest vídeo correspon a Bolsillos llenos de tiempo, primer senzill del seu nou disc Movimiento.
Crec que ens servirà per alegrar aquest dilluns gris, que a Catalunya és postelectoral.
És a dir, que cal tornar a arremangar i treballar els que tenen treball i intentar trobar feina els que no en tenen, que la cosa està molt xunga.

Sol, baile y sonrisas

Mi amigo Jordi A. me pasa el enlace de este vídeo, para empezar el día con buen humor.
Corresponde al videoclip «Bring me sunshine» del grupo inglés The Jive Aces, una banda de swing creada en 1989 que quedó semifinalista el año pasado en un concurso televisivo de talentos de la BBC.
Sol, baile y sonrisas.

El meu amic Jordi A. em passa l’enllaç d’aquest vídeo, per començar el dia amb bon humor.
Correspon al videoclip «Bring me sunshine» del grup anglès The Jive Aces, una banda de swing creada el 1989 que va quedar semifinalista l’any passat en un concurs televisiu de talents de la BBC.
Sol, ball i somriures.

« Entradas anteriores

© 2022 Txerrad@s

Tema por Anders NorenArriba ↑

WordPress Cookie Plugin by Real Cookie Banner