Puedes compartir esta entrada en:

Queridas/os lectoras/es. Si estáis leyendo este texto es que seguramente os intriga el título de este blog y, quizá, el culpable de todo esto. Su (ir)responsable autor, vamos.

Soy Txerra Cirbián, un periodista ya jubilado que no se cansa de escribir ni de explicar las cosas que mi curiosidad me lleva a descubrir.

Sobre el título del blog, he querido jugar con la palabra «xerrada» y mi nombre, Txerra. Veamos qué nos dice el diccionario sobre este término catalán, sinónimo de «charla»:

Xerrada: 1/ Acció de xerrar durant una llarga estona. 2/ Dissertació oral en públic sense gaires formalitats. 3/ Fer petar la xerrada: Enraonar una estona de coses de poca importància

Del diccionari de l’Enciclopèdia catalana

Y sobre el mismo término, en la RAE:

Charlar: 1/ Parlar: revelar, decir lo que se debe callar. 2/ Conversar, platicar. 3/ Coloquialmente: Hablar mucho, sin sustancia o fuera de propósito

Del Diccionario de la lengua española

Y para que veas, originalmente, en la primera entrada que escribí, el 13 de abril de 2005, ya me definía como xerraire (charlatán): «Ahora mismo soy un T-xerraire, un parlanchín compulsivo, impulsivo, apasionado, dialogante, tolerante… Me gustan las palabras, el sonido de las palabras, sus formas, sus tipografías… Aquí, en esta bitácora, encontraréis sobre todo eso: palabras». Creo que esa intención sigue siendo la misma, en este 2022.