El blog del periodista Txerra Cirbián, desde 2005

Mes: mayo 2007 (Página 1 de 7)

Txoria, txori


Parece decir «¿qué pinto yo aquí?»
Suena la música… se oye a Mikel Laboa: «Hegoak ebaki banizkio / nerea izango zen / ez zuen aldegingo / baunan, honela / ez zen gehiago txoria izango / eta nik… / txoria nuen maite»
(El pájaro… si le hubiera cortado sus alas, hubiera sido mío, no se habría escapado… Pero así hubiera dejado de ser pájaro… Y yo, lo que amaba, era al pájaro)».

Dirigido por… 35 anys

Aquests dies, la Filmoteca de la Generalitat dedica un cicle al 35è aniversari de la revista de cinema Dirigido por, la segona més veterana després de Fotogramas.
Creada per Edmon Orts amb la idea inicial de publicar quaderns monogràfics de directors de cinema, aviat va ampliar continguts i va passar a ser coordinada per en José María Latorre (a la foto).
Encara que en l’actualitat pateixi els embats d’altres moltes publicacions, els cinèfils sempre han confiat en la seva rigorositat.
Encara tinc a la meva biblioteca el seu primer número, dedicat a Stanley Kubrick. Es va publicar l’octubre de 1972 i costava 50 pessetes.
Però, prèviament, el juny d’aquell any va haver-hi un número zero, que és el que en realitat es celebra ara, dedicat a Claude Chabrol.
Suposo que dins d’unes hores, aquest dimarts, el propi Latorre, Javier Coma, Quim Casas i Antonio José Navarro parlaran de tot això, en un col·loqui en el cine Aquitània (avinguda de Sarrià, 33. 19.00 hores).

Dirigido por… 35 años

Estos días, la Filmoteca de la Generalitat dedica un ciclo al 35º aniversario de la revista de cine Dirigido por, la segunda más veterana después de Fotogramas.
Creada por Edmon Orts con la idea inicial de publicar cuadernos monográficos de directores de cine, pronto amplió contenidos y pasó a ser coordinada por José María Latorre (en la foto).
Aunque en la actualidad sufra los embates de otras muchas publicaciones, los cinéfilos siempre han confiado en su rigurosidad.
Aún tengo en mi biblioteca su primer número, dedicado a Stanley Kubrick. Se publicó en octubre de 1972 y costaba 50 pesetas.
Pero, previamente, en junio de ese año hubo un número cero, el que en realidad se festeja ahora, dedicado a Claude Chabrol.
Supongo que dentro de unas horas, este martes, el propio Latorre, Javier Coma, Quim Casas y Antonio José Navarro hablarán de todo ello, en un coloquio en el cine Aquitània (avenida de Sarrià, 33. 19.00 horas).

Elecciones

Esta mañana, mientras iba a votar, me he encontrado con varios amigos y conocidos.
Uno de los comentarios que más me han dirigido es sobre la portada del diario El Periódico. en la que aparece un primer plano de Fidel Castro, seguido, en una segunda página, de otros dictadores.
Si en anteriores ocasiones la primera página de este diario ha concitado la sorpresa general e, incluso, ha agradado a la mayoría, precisamente por la diferencia con respecto a otras publicaciones, hoy no ha sido así.
— «Yo no creo que esta portada tan «alegre» sea la mejor forma de animar a la gente a votar».
— «No me gusta nada. Me parece muy desagradable. He pensado que se daba la noticia de la muerte de Castro».
— «No se puede situar a Fidel al mismo nivel que los otros dictadores».
— «Si querían llamar a que la gente vaya a votar, es una portada que no invita a hacerlo».
— «Hombre, me sabe mal por ti… pero me parece más divertida la de La Vanguardia, incluso la de El País en plan Beatles que poner a Fidel enfermo en portada».
Bueno… Después del chaparrón, sólo puedo decir dos cosas.
1. En el editorial de El Periódico se dice: «Todos los dictadores que aparecen en la portada someten a sus ciudadanos y les privan del derecho a voto. Es un derecho del que hoy disfrutamos, pese a defectos del sistema que hay que corregir y debates entre políticos que sólo logran crispar y desmovilizar (…) Debemos hacer hoy más que nunca una defensa de la democracia, que pasa por el sencillo acto de ir a las urnas y votar. Más de 2.400 millones de personas no pueden hacerlo».
2. En efecto, hoy nos toca a nosotros, a los ciudadanos. Es nuestra hora. Tenemos la sartén de los votos por el mango. Podemos cocinar lo que queramos… Incluso poner un simple arroz blanco, sin etiquetas, o no cocinar, que también es nuestro derecho.

Eleccions

Aquest matí, mentre anava a votar, m’he trobat amb diversos amics i coneguts.
Un dels comentaris que més m’han dirigit és sobre la portada del diari El Periódico en la que apareix un primer pla de Fidel Castro, seguit, en una segona pàgina, d’altres dictadors.
Si en anteriors ocasions la primera pàgina d’aquest diari ha concitat la sorpresa general i, fins i tot, ha agradat a la majoria, precisament per la diferència respecte a altres publicacions, avui no ha estat així.
— «Jo no crec que aquesta portada tan «alegre» sigui la millor forma d’animar a la gent a votar».
— «No m’agrada gens. Em sembla molt desagradable. He pensat que es donava la notícia de la mort d’en Castro».
— «No es pot situar en Fidel al mateix nivell que els altres dictadors».
— «Si volien cridar la gent a votar, és una portada que no convida a fer-ho».
— «Home, em sap greu per tu… però em sembla més divertida la de La Vanguardia, fins i tot la de El País en pla Beatles que posar en Fidel malalt en portada».
Bé… Després del xàfec, només puc dir dues coses.
1. A l’editorial d’El Periódico es diu: «Tots els dictadors que apareixen en la portada sotmeten als seus ciutadans i els priven del dret a vot. És un dret del qual avui gaudim, malgrat defectes del sistema que cal corregir i debats entre polítics que sol aconsegueixen crispar i desmobilitzar (…) Hem de fer avui, més que mai una defensa de la democràcia, que passa pel senzill acte d’anar a les urnes i votar. Més de 2.400 milions de persones no poden fer-ho».
2. En efecte, avui ens toca a nosaltres, als ciutadans. És la notra hora. Tenim la paella dels vots pel mànec. Podem cuinar el que vulguem… Fins i tot posar-hi un simple arròs blanc, sense etiquetes, o no cuinar, que també és el nostre dret.

Aire acondicionado

Estoy hasta el gorro de tener que ponerme bufanda en verano, de usar chaqueta o jersey en cualquier lugar público, porque sus responsables ponen el aire acondicionado a 21º, 20º o menos.
Hace un par de semanas, en un restaurante-congelador pillé un resfriado de aúpa. Siete días fuera de combate.
La semana pasada, en el metro de Barcelona hacía un frío de mil diablos. Situación casi idéntica en L’Auditori Nacional, donde fuimos a oír un concierto. Resultado: mi esposa, constipada.
Ayer mismo, en mi trabajo, mis compañeras de mesa se tuvieron que poner un jersey, cuando fuera, en el exterior, hacía un bochorno considerable. Una de ellas, no paró de estornudar en toda la tarde.
Ya sé que es muy complicado regular la temperatura a gusto de todos pero, por qué no dejamos que cada estación sea como la naturaleza manda: frío en invierno y calor en verano…
Pero no. Queremos pasar frío. Puro derroche de energía. Como en invierno, cuando llegas a la oficina y tienes que quedarte en camiseta, porque han subido la calefacción hasta valores tropicales.
Y luego nos extrañamos de que exista el cambio climático.

« Entradas anteriores

© 2022 Txerrad@s

Tema por Anders NorenArriba ↑

WordPress Cookie Plugin by Real Cookie Banner